RELACIONES DE PAREJA

ADICCIONES

MEDITACION

.................................................................................................

Featured Posts

Featured Posts

ULTIMOS ARTICULOS

16 de septiembre de 2016

Cómo mejorar tu relación emocional con el dinero para hacer que llegue a tí, y no que huya

Llegar a final de mes puede resultar todo un problema para muchas personas.

El dinero, o la falta de éste, se convierte en uno de los obstáculos principales para salir adelante y llevar una vida medianamente en condiciones.

Las personas van tras el dinero, corren tras él para intentar alcanzarlo, para ver si pueden pillarlo y llevarse un buen pellizco.



Y no se dan cuenta que éste también corre, y se aleja mucho más rápido de aquellas personas que no tienen un ambiente y mentalidad acorde con él.

Así de sencillo.....si tu mentalidad no es la correcta, el dinero huirá de tí.

Si tu mente está condicionada para darle a "los billetitos" el lugar e importancia que realmente tiene, sin duda éstos acudirán a tí como por arte de magia.

Aquí no vamos a hablar sobre la ley de atracción y demás cosas que la gente suele malinterpretar.

Aquí hablaremos ahora mismo de la importancia que tiene el darle a cada concepto de nuestras vidas la importancia que realmente se merecen.

Ni más ni menos, la que se merecen.

Y ahí es donde interviene nuestra Inteligencia Emocional.

Es por eso que las personas con amplio desarrollo de su capacidad y control emocional, suelen tener éxito, riquezas y felicidad.

¿Magia?...No.

Te he dicho miles de veces la importancia que tiene nuestra mente en todo aquello que nos rodea, y el dinero es una de ellas.

Así que vamos al grano.


¿Por qué el dinero huye de mí?


Porque tú no le gustas.

Puede parecerte una estupidez, pero te aseguro que no lo es.

¿Acaso crees que alguien con trabajo fijo, sentado 9 horas en una oficina haciendo todos los días la misma rutina y cobrando siempre el mismo sueldo, va a hacerse millonario?

¿Y quieres que el dinero acuda a tí en esas circunstancias?

Claro que no lo hará, porque tu ambiente no es apto para él.

Y te mandará los restos y las miserias.

¿Que eso para tí es mejor que no tener nada?

Perfecto, pero aquí hablamos de mejorar considerablemente nuestra libertad económica, no de sobrevivir y ganar lo preciso para pagar nuestras deudas.

La mayoría de las personas se limitan a sobrevivir, y eso hace que tengan miedo a buscar algo más por temor a perder lo poco que tienen.

Porque si pierden sus pequeñas miserias, no podrán sobrevivir, y eso es peor todavía, ¿verdad?.

Así vivimos, conformándonos con nuestra propia esclavitud.

Pues el dinero no acudirá a tí en esas circunstancias, a no ser que te toque la lotería, cosa que también es casi imposible.

Y cuando hablo de ambiente, no me refiero al entorno que te rodea, sino más bien a tu mentalidad de esclavitud.

Esa mentalidad que te hace dedicarte a cosas porque no tienes más remedio.

Porque tienes que pagar deudas, recibos, hipoteca, auto, etc....

Es entonces cuando descubres que quien realmente lleva el control de tu vida son tus cargas y obligaciones y no tú mismo.

Tus deseos ya no importan una mierda, lo único que importa es que a primero de mes hay que pagar la casa, porque si no el banco se queda con ella, ¿verdad?.

Y ese ambiente, esa mentalidad pobre, es la que hace que seas pobre también en el mundo real.


El dinero no acudirá a tí en esas circunstancias, sino tendrás que ser tú el que vaya tras él para tratar de sacarle alguna porción que te permita seguir sobreviviendo.

Mentalidad de autoconformismo y supervivencia, hace que la riqueza ni se acerque a esa persona.


¿Cómo influyen mis emociones en el dinero?


No sobre el dinero exclusivamente, sino más bien sobre todo.

Tus acciones generan emociones correspondientes, y en función de esas emociones, actúas de una forma u otra.



Parece la pescadilla que se muerde la cola, pero no lo es.

El primer problema que siempre tenemos con nuestra relación con el dinero es que nos mentalizan desde pequeño que hay que ganarlo.

Es decir, trabajar para que llegue a nosotros.

Bueno, en cierta medida es así, pero no en el enfoque que la gente de hoy tiene en su mente.

No se trata de vender nuestra vida a cambio de dinero.

Eso se llama prostituir nuestra existencia.

¿Prescindir de cosas que queremos en nuestra vida para poder sobrevivir en ella?

¿No te parece raro?

Pues eso hace la gente de ahora.

Se quita su tiempo, para conseguir dinero.

¿Dinero para qué?

Para sobrevivir y que las cargas que tienen sean menos pesadas.

¿Y eso para qué?

Para llevar una vida mejor.

¿No hay algo que está fallando en esa cadena?

Pues ahí es donde intervienen las emociones.

Tenemos una dependencia emocional hacia aquello que llevamos en nuestra mente.

A ese concepto de que hay que trabajar para ganar dinero.

Y  te vuelvo a decir que es necesario trabajar, pero lo que no es necesario es que te vendas.

Porque relacionas dinero con sacrificio.

Tu mente en cierto modo tienen una emoción negativa hacia el dinero.

Porque sabe que si le falta, lo pasarás mal.

¿Por qué?

Porque así se lo estás demostrando.

Bueno, más bien así te lo estás demostrando a tí mismo.

Y eso hace que necesites algo que a su vez te infunde respeto y miedo.

Miedo a no tenerlo junto a tí.

¿Y qué sucede con eso?

Pues que nunca tienes una buena relación emocional con el dinero.

Es como si tuvieras a tu lado a tu pareja por miedo a que te falte y que lo pases mal sin ella.

¿No te parece extraño eso?

Pues imagínate lo mismo pero con el dinero.

¿Y qué debes hacer?

Mejorar esa relación emocional.

¿Y se puede hacer eso con algo tan material como es el dinero?

Pues claro que sí.

El dinero tiene que venir a tí en tu busca, porque le gusta la relación que mantienes con él.

Porque le guste el ambiente y la mentalidad que llevas.

¿Te parece una chorrada lo que acabo de decirte?

Eso es porque todavía no has experimentado en tu vida un verdadero cambio emocional y no conoces la potencia que tienen nuestras emociones en todo lo que tenemos en la vida real.

Ahora mismo, tus acciones son de supervivencia. Haces cosas para sobrevivir en la vida que tienes.

Por tanto, las emociones que se generan son también de supervivencia.

Tu mente genera emociones de estrés, nerviosismo, enfados, cambios de humor, rabia, impotencia, frustración, etc...

Y el sentirse así, hace que actúes igual o peor.

Y así sucesivamente.

El ir a buscar algo porque lo necesitas urgentemente para sobrevivir, hace que esa búsqueda no sea tan efectiva y no tenga los resultados que buscas.

Y cuando eso sucede, sientes todavía más urgencia, con lo que corres todavía más, con lo que la búsqueda se hace todavía menos efectiva, y así hasta el infinito y más allá.

Pues imagínate cuando haces eso todos los meses en busca del dinero.

La gente busca trabajo rápido, en lo que sea, porque tiene obligaciones que cumplir.

Y si tienen la suerte de encontrar algo, lo aceptan por los mismos motivos.

Eso hace que estén en un sitio por obligación.

Muchos te dicen que están bien en sus trabajos, pero en el fondo saben que mienten y que les gustaría estar todavía mejor, simplemente no pueden buscar nada mejor por miedo a perder lo poco que tienen.

Y cuando estás en un sitio casi por obligación, tu efectividad, tu felicidad, tu éxito y todas esas condiciones que tanto deseas tener en tu vida, se reducen y se ocultan.

No es lo mismo salir de caza a buscar comida porque tienes el estómago vacío del hambre, que hacerlo con el estómago lleno y con la tranquilidad que tienes el frigorífico repleto de provisiones.

¿A que no?

¿A que es más efectivo hacer lo segundo?

Pues la gente hace lo primero, pero con el dinero y todo lo que tiene que ver con las riquezas materiales.

Y luego rezan y piden milagros.

Cosas que nunca llegan.

¿Y cómo mejoro mi relación con el dinero para que venga a mí?


Hay que entender el concepto de que no es bueno trabajar por dinero.

Sino más bien hacer que ese dinero trabaje para nosotros y nos proporcione todavía más.

Así decía Robert Kiyosaki en su libro "Padre Rico, Padre Pobre".

¿Conoces a algún millonario que esté trabajando en un puesto fijo o un trabajo en el que venda su tiempo por dinero?

Seguro que no.

¿Por qué?

Porque lo que hace es que trabaja para él y genera sus propios ingresos, a través de él mismo y no de que se lo proporcionen los demás.

No busca dinero, sino produce dinero, que es muy distinto.






Y para ello, tiene que tener una mentalidad abierta con una relación muy distinta con su riqueza.

Porque el dinero puede ser utilizado como una necesidad, o como una herramienta para generar todavía más.

Lo primero hace que desaparezca pronto para cubrir necesidades de supervivencia.

Lo segundo hace que aumente poco a poco para que no sólo cubran dichas necesidades, sino para que encima te sobre.

Pero no todas las personas están dispuestas a tener esa relación con el dinero.

De hecho, la mayoría siente que de forma inconsciente, cuanto más tiene, más necesita gastar.

Es como si tus posibilidades aumentasen cuando aumenta tu cartera.

Y en cierto modo debería ser así, pero no lo es y precisamente ese ha sido el principal motivo de la crisis económica en la que nos encontramos sumergidos.

Las personas ganan dinero, se ven con capacidades y empiezan a gastar, gastan más de lo que pueden producir y empiezan a entrar en el mundo de la esclavitud y el contra reloj.

Todo se vuelve rápido para poder pagar y cubrir obligaciones que una vez disfrutaste y que ahora desearías no haber tenido jamás.

Por tanto hay una serie de consejos que me gustaría darte para mejorar tu relación emocional con el dinero y hacer que mejore tu nivel económico.

Aunque te vuelvo a decir, esto seguramente te servirá de poco o nada si te limitas a sobrevivir.

Si vives una vida "hipotecada", probablemente nada de lo que has leído te sirva de nada.

O puede que lo veas como una auténtica estupidez.

Pero no me importa.

Cada uno habla desde su propio sufrimiento, y te aseguro que yo no te hablo desde ninguno, sino más bien desde una experiencia que me costó mucho asimilar y aplicar en mi vida.

Y a día de hoy no hay momento en el que no agradezca el haber dado ese paso en mi vida, liberarme de mis cargas y mejorar por fin mi relación con el que hasta ahora había sido mi mayor enemigo y mi principal causa de sufrimiento y depresión.....el dinero.



  • El día se divide en 24 horas, ¿verdad?. De las cuáles 8 las pasas trabajando, 8 en tiempo libre, quehaceres o demás y 8 en dormir o descansar. Haz lo mismo con tu dinero: que tus obligaciones, deudas, pagos, etc...no superen la tercera parte de lo que ganas, que tus gastos, caprichos, lujos o demás no superen la otra tercera parte y que la tercera parte restante no se gaste.
  • Utiliza esa tercera parte restante en buscar algún método alternativo para que ese dinero produzca beneficios (inversiones, negocios, etc...).
  • Mentalízate de mantener estas partes de forma equitativa aunque mejore tu economía.
  • Aprende a ver al dinero como una herramienta para facilitarte ciertas cosas. Piensa que en esta vida, los mayores placeres, lujos y demás maravillas, son gratis.
  • Si te gusta gastar y comprar cosas, aprende a guardar un tiempo prudencial (una semana) entre que deseas algo y vas comprarlo. Este tiempo ayudará a que tu mente supere ese periodo de lanzamiento espontáneo que tiene por adquirir cosas, a veces innecesarias.
  • Pregúntate: ¿Realmente necesitas eso? ¿Si no lo necesitas, para qué lo tienes que comprar?.
  • No trates de ahorrar en pequeñas cosas. El verdadero ahorro se muestra cuando cambias tu estilo de vida a nivel general. ¿Comprar el papel higiénico más barato para ahorrar? ¿Por qué no te planteas mejor cambiar de casa para pagar menos de alquiler?.
  • No vendas tu vida por dinero, y más aún cuando eso lo único que te permite es sobrevivir.
  • No te autoengañes. El trabajo fijo está bien, pero no es lo más idóneo para generar riquezas en tu vida.
  • Si sobrevives en este mundo, generarás emociones de supervivencia que no ayudan a crecer económicamente. Por tanto, si no puedes cambiar tu entorno, cambia tu mente para que ésta a su vez empiece a cambiar tu realidad.
  • Cuando adquieres una mente rica, plasmarás una vida de riquezas, sin buscarla, sin obligarla.

2 comentarios:
Deja tus Opiniones
  1. Súper!! Tienes tanta razón me ratificas en mi decisión de ser profesional independiente, quizás los miedos de perder comodidad afecta a la mayoría de las personas y justamente es el error, porque mientras disfrutes de capacidades de trabajo físico mental y emocional tu deber es Armonizar para así acomodar la vida de Vejez que a fin de cuentas es el tiempo más largo y delicado de la vida Vamos que se puede!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya servido de ayuda e impulso para tus decisiones.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar