RELACIONES DE PAREJA

ADICCIONES

MEDITACION

.................................................................................................

Featured Posts

Featured Posts

ULTIMOS ARTICULOS

2 de diciembre de 2016

Pasos para eliminar la tristeza. Inteligencia Emocional básica.

La grandísima cantidad de personas que se declaran estar tristes y quieren eliminar esa tristeza de sus vidas, es a día de hoy un hecho incuestionable.

Parece que todo el mundo quiere ser feliz y claro...para ser feliz hay que eliminar antes aquellas emociones negativas que te impiden serlo.



Y la tristeza como tal, es una barrera que si no sabes tratarla bien, puede mandarte delante de las puertas de la depresión.


¿Qué es la tristeza?


Ante ciertas acciones en tu vida, se pueden generar emociones negativas. Y la tristeza es una de ellas.

Haces algo y eso crea una emoción que te hace sentir de una forma determinada.

La tristeza es una de esas emociones que puede hacerte entrar en su estado anímico correspondiente si no sabes controlarla correctamente.

Como tal, es una emoción que puede controlarse y hacer que no influya en nosotros ni controle nuestro día a día.


¿Cómo la controlo?


Antes de nada tienes que saber el funcionamiento básico sobre cómo se generan las emociones y cómo actúan en nosotros.

A modo resumen te lo explicaré a continuación, aunque te recomiendo que te descargues mi eBook "Cómo controlar cualquier emoción paso a paso", donde verás todos los pasos de forma detallada."


  • Toda acción genera una emoción correspondiente. Llamamos "acción" a todo lo que ocurre, ya sea acto físico o pensamiento.
  • Esa emoción provoca una alteración en tu cuerpo, es decir, una forma de sentirte distinta a como te sentías antes de recibirla.
  • Ese nuevo estado y nueva forma de sentirte, hace que ya no seas el mismo, con lo que tus acciones y pensamientos tampoco son los mismos.
  • Eso hace que actúes de otra forma (aunque te parezcan diferencias imperceptibles). Y esa forma de actuar nueva, a su vez genera nuevas emociones.
  • Esas nuevas emociones estarán basadas en la emoción principal, es decir, si fue la tristeza la emoción base, las sucesivas emociones que se generarán serán de la misma rama y con la misma negatividad.

En un ejemplo, para que lo entiendas mejor.

Fallece un ser querido.

Eso te hace sentir mal porque has perdido a una persona querida y que siempre tenías a tu lado. 

Esa acción genera pensamientos en tu mente como los de que ya no volverás a verlo, remordimientos por no haber estado más tiempo a su lado, etc...

Eso genera una emoción de tristeza que actúa en todo tu cuerpo y te hace sentir "triste".

Ese efecto que provoca en tu cuerpo pueden ser el llorar, el decaimiento, la falta de ganas de hacer cosas, el no querer levantarte de la cama, el no querer hablar, etc...

Ese "nuevo ser" afectado por la tristeza, sin que te des cuenta está haciendo cosas que antes no solías hacer.

Todas esas "nuevas acciones" influidas por la tristeza generan a su vez emociones secundarias como pueden ser falta de ganas de ir a trabajar, visión negativa de tu futuro, semblante triste y decaído, no sonreír, no hablar, etc...

Y si te das cuenta todas esas emociones secundarias están basadas en la emoción base, en este caso la tristeza.

Esto te hace entrar en un círculo vicioso del que suele costar más o menos trabajo salir de él, dependiendo de tu inteligencia emocional y de la fuerza de la emoción en sí.

Una vez visto esto, vamos a ver los pasos que tienes que dar para controlar esa emoción tan negativa.


1º- IDENTIFICA LO QUE TE HACE SENTIR TRISTE


Tienes que saber qué es exactamente lo que te hace sentir triste y ponerle nombre.

Te sorprendería saber la cantidad de personas que se sienten de una forma determinada y no saben porqué.

Eso no es bueno.

Hay que saber en todo momento qué es lo que nos está afectando y cómo lo está haciendo, ya sean acciones físicas o mentales.

Pero para ello tienes que conocer tu mente, dedicarte tiempo a tí mismo, escucharte y no ir por la vida en piloto automático.

Te puedo asegurar que más del 60% de las personas no hacen muchas cosas porque ni tan siquiera tienen tiempo para ellas mismas.

Y claro, luego suceden ciertas situaciones que te hacen quedar como un completo ignorante ante tí mismo.

Te miras al espejo y ni tan siquiera conoces tu cuerpo, tu mente ni tus capacidades.

Pero bueno, no vamos a hablar ahora de la esclavitud en la que casi todo el mundo se encuentra, ese es otro tema.

Lo que sí que es importante es que localices la acción específica que te hace estar triste.

Y sobre todo que le pongas nombre.

Parece una tontería pero te garantizo que no lo es.

Coge papel y lápiz y apunta qué es lo que te hace sentir tan mal.

No lo describas, simplemente resúmelo en una sola frase concentrando en ella todo su poder negativo.


2º- IDENTIFICA LO QUE SIENTES


Una vez localizado el problema, es necesario que identifiques cómo te hace sentir.

¿Qué sientes cuando piensas en ese problema en concreto?

Anota cada uno de los estados anímicos que te provoca.

No te cortes ni tengas reparo en expresarte libremente y con tus propias palabras.

Nadie te va a juzgar por ello, no estás delante de nadie salvo de tí mismo.

No vas a obtener juicio, ni reproche, ni castigo, ni nada por el estilo.

¿No crees que te mereces ser lo más sincero posible contigo mismo?

Por muy duro que te parezca, necesitas expresar la dureza de esa emoción y la mejor forma de hacerlo es poniéndola sobre la mesa.

¿Te hace llorar?

No importa, tú limítate a escribirlo en un papel, aunque llenes este con tus lágrimas mientras escribes.


3º- IDENTIFICA EL ESTADO MENTAL QUE TE PROVOCA ESA EMOCION


Parecido a lo anterior.

Una vez que sabes cómo te sientes exactamente bajo el efecto de esa emoción y cuando piensas en esa acción en concreto, es hora de que te definas cómo eres el resto del día.

Tienes que identificar cómo te sientes durante todo el día.

Porque no siempre estás pensando en lo mismo ¿verdad?

Sin embargo, sientes que debido a ese problema principal que te hizo estar triste, ya no eres el mismo.

¿Por qué?

Porque cuando una emoción negativa actúa en tí, genera emociones secundarias que te hacen cambiar tu forma de ser y de sentirte.



Si te das cuenta, las emociones en sí están conectadas y forman una especie de cadena que cuando eliminas la primera, todas las demás se van eliminando solas.

En el ejemplo anterior, ante el fallecimiento de un ser querido, puedes estar triste, pero esa tristeza hace que entres en un estado de distracción, autocompasión, inseguro, distante, susceptible, etc...

Son estados anímicos secundarios provocados por la emoción principal, la tristeza.

Es necesario que también anotes cual es tu estado actual al igual que hiciste en el paso anterior.

Tan sólo piensa cómo te comportas durante todo el día y qué es lo que ha cambiado de tu "yo" del pasado.


4º-ADMITE LO QUE QUIERES OCULTAR


Parece como si tuviéramos un instinto natural de ocultar aquello que en realidad es bueno sacar a la luz.

La gente no quiere mostrar sus debilidades ante los demás y eso puede llegar a ser un problema.

Necesitas admitir que estás triste y estás bajo el efecto y la influencia de una emoción negativa que te está haciendo sentir como no quieres.

Ten en cuenta varios aspectos que te ayudaran en este paso:

  • Nadie te va a castigar
  • Nadie te va a juzgar
  • Nadie te va a querer menos
  • Nadie te va a culpar
  • Nadie te va a prohibir nada
  • Nadie te va a condenar

Todavía hay mucha gente que está bajo el paradigma de que si haces algo mal, recibirás el castigo correspondiente, y eso es todo un inconveniente, porque no te permite corregir tus errores de forma clara y limpia, sino influenciado por el miedo.

Imagina que quieres ser feliz, y te lo propones como objetivo diario para superar tu tristeza.

Sin embargo, en el fondo de tu corazón todavía sigues lamentándote, quejándote, culpando, juzgando por ese problema que tuviste y que te hizo sentir triste.

¿Te das cuenta de que así nunca podrás ser feliz?

¿Por qué?

Porque sigues sintiéndote como una víctima.

Y bajo la etiqueta de víctima es difícil ser feliz.




En este paso, admites que el estado en el que te encuentras, lo aceptas y te propones pasar página.

Es una acción simple que te permite ponerte nuevos objetivos sin tener el lastre del pasado.

Nunca podrás avanzar si no admites y aceptas lo malo que ha sucedido en tu vida.


Tal y como te he dicho antes, aceptarlo y admitirlo sin juicio, sin reproches, sin nada que te haga volver a mirar hacia atrás y sentir algo negativo por ello.

Cuando admites cómo estás, estás dando un gran paso, porque estás aceptando lo que te ha ocurrido y afrontas que ya no puedes hacer nada para cambiarlo.

Ni tampoco vas a invertir tiempo, energía y neuronas en lamentarte más por ello ni buscar culpables ni soluciones.

Coge nuevamente un papel y anota tu promesa.

"Admito que estoy triste por el fallecimiento de un ser querido. Eso me hace sentirme mal, triste, sin ganas de nada y acepto que ese acto ha cambiado mi vida".


5º- LIBERA TU CARGA


Llegados a este paso, es necesario que liberes tus cargas.

Cargas que si has dado los pasos anteriores correctamente, te habrás dado cuenta de que son innecesarias.

Llevar algo a cuesta todo el día sabiendo que no podrás hacer nada por cambiarlo, es inútil.


Es imprescindible que entres en un estado de aceptación y liberación.

Piensa que por mucho que te esfuerces y por muchas energías que inviertas, probablemente no podrás hacer nada para solucionar ese problema que te ha provocado la tristeza en la que te encuentres.

¿Lamentarte sirve de algo? No.

¿Cambiar tu estado de ánimo te va a ayudar? No.

Si el problema tiene solución, ¿de qué te preocupas?. Si el problema no tiene solución, ¿de qué te preocupas?.

Dejarte llevar por las emociones negativas y dejar que éstas hagan de tí una nueva persona mucho peor de lo que eras antes, no te ayudará para nada.

No hay nada mejor que liberar tus cargas.

Aceptar y admitir que ya el tiempo pondrá soluciones en su debido momento, pero por ahora, no vas a permitir que esas cargas ralenticen tu vida.

Es en vano cargar con cosas que no nos sirven ni nos ayudan.

Cuando estás sumido en una emoción negativa y bajo su efecto, nunca vas a encontrar la solución a nada de lo que te preocupa ni te hace sentir triste.

¿Por qué?

Porque tu mente y tu cuerpo están bajo el efecto de esa emoción y las limitaciones con las que te encontrarás bajo ese efecto son brutales y restarán eficacia a cada movimiento y a cada pensamiento que emitas.

Cuando pasas a tener una mente objetiva que acepta lo que ha pasado y acepta también que es innecesario buscar soluciones o preocuparse por algo que no merece la pena, es cuando realmente tu estado de ánimo cambia a mejor.

¿Por qué?

Porque empiezas a pensar con libertad, sin cargas pesadas que actúen sobre tí.

Eso es muy importante y determina que puedas salir de ese estado de tristeza o no.

Cuando dejas de ser tú, puedes ser alguien mejor.




Pero claro, antes tienes que ver todo lo que te sucede desde el prisma de la objetividad.

Y para eso tienes que libertarte (aunque sólo sea por un momento) y afrontar lo que te está pasando con otro enfoque mucho menos pesado.

Cuando te liberas de cargas y entregas al universo exterior los problemas que te hacen estar triste, aparecen en tu vida conceptos como:

  • Amor
  • Inspiración
  • Vitalidad
  • Alegría
  • Felicidad

Y todo esto aparece de forma casi instantánea en el momento en el que tu mente se libera de las cargas que la encadenan.


Como ves, dejar de estar triste y superar ese estado de ánimo, requiere sus pasos y su técnica.

Pasos que si decides probar, pueden mejorar tu calidad de vida y hacerte cambiar en muchos aspectos de ella.

Desarrollar nuestra inteligencia emocional e invertir en nuestro autoconocimiento, es algo que siempre tiene sus frutos y recompensas.

¿No crees que merece la pena?


4 comentarios:
Deja tus Opiniones
  1. Excelente artículo. Verdaderamente ayuda a reflexionar sobre tu estado de ánimo y cómo gestionar las emociones para ser feliz plenamente. Gracias Sr. Antonio Barragán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gloria:

      Me alegro que te haya servido de ayuda.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Gran artículo, realmente me ayudó. Muchas gracias.

      Eliminar
    3. Muchas Gracias, me alegro de que te haya ayudado.

      Un saludo.

      Eliminar