RELACIONES DE PAREJA

ADICCIONES

MEDITACION

.................................................................................................

Featured Posts

Featured Posts

ULTIMOS ARTICULOS

4 de julio de 2017

La peor adicción y la más peligrosa. Adictos a nosotros mismos

Cuando hablamos de superar una adicción, lo primero que se nos viene a la mente son cosas como las drogas, el dejar de fumar, el comer dulces, etc...

Sin embargo, hay una adicción mucho mayor que todas esas, y también muchísimo más peligrosa...La adicción hacia nosotros mismos.....El hábito de ser el de siempre.




¿En qué reside su peligro? En que nos impide desarrollar nuestra Inteligencia Emocional y nos convierte en robots que hacen cosas, sin saber porqué las hacen.

Desde que naces, se van creando constantemente circuitos y conexiones neuronales en tu cerebro con el fin de facilitar la labor a la hora de generar emociones determinadas ante situaciones determinadas.

Hasta los 12 años de edad, este circuito neuronal está en constante crecimiento, hasta que madura y se convierte en todo un programa mental.

Un software emocional que determina cómo tienes y debes comportarte y sentirte ante ciertas situaciones en tu vida.

¿Por qué sucede esto?

Porque nuestro cerebro lo que siempre busca es facilitar la labor, es decir, si vives una situación varias veces, y generas una emoción en particular, tu cerebro lo que hace es que determina que esa emoción debe ser la idónea.

Entonces para que la siguiente vez que ocurra una situación similar y se genere esa emoción de forma más rápida, lo que hace es que conecta esos mismos circuitos neuronales, para que todo suceda lo más automático posible.

¿Y esto para qué?

Para que cada vez te sea más fácil reaccionar emocionalmente ante situaciones que ya has vivido.

Y esto, ante emociones negativas, se convierte en un verdadero problema.

Los programas mentales automáticos


Pues lo que te acabo de contar es más o menos cómo funcionan a groso modo los programas mentales automáticos que nos hacen sentir algo, casi de forma instantánea y sin tan siquiera saber el porqué la sentimos ni de dónde procede.

Hay personas que cuando se enfrentan a ciertas situaciones, reaccionan de una forma negativa y se sienten mal, cuando precisamente esa situación debería haberles hecho sentir todo lo contrario.

Por ejemplo, personas que están en una relación sentimental y cuando su pareja quiere avanzar en ella o dar un paso más para formalizar esa relación, simplemente salen huyendo por el miedo y el pánico que sienten. (Filofobia en estado puro)

O personas que cuando alguien les lleva la contraria, reaccionan de forma violenta o dejándose llevar por la ira y el enfado.

O personas que ante ciertas situaciones sienten miedo y no pueden hacer nada para evitarlo ni eliminarlo.

¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

Por nuestra programación mental y emocional.

Vives una situación por primera vez en tu vida, generas una emoción en función de dicha situación y tu cuerpo se siente de una forma determinada.

Bajo esa forma de sentirse, influye en los nuevos pensamientos que tendremos y ahí empieza una especie de bucle infinito.

Cuando tenemos la desgracia de que esa situación que hemos vivido por primera vez, por desgracia ha provocado una emoción negativa, entramos en un círculo vicioso del que cuesta mucho salir.

¿Por qué?

Porque lo que acaba de pasar con ese bucle es que ha creado un circuito mental y emocional, es decir, acabamos de adaptar a nuestra mente a que la siguiente vez que suceda algo similar, reaccione de forma similar generando una emoción similar.

Por lo que si en esa primera experiencia has sentido miedo, cuando vuelvas a vivir una situación parecida, volverás a sentir ese miedo, aunque te parezca ilógico, infundado o disfuncional.

Por tanto, se resuelve una pregunta que todo el mundo se hace.....


¿Quien soy?


Eres un producto de los pensamientos, acciones y emociones de tu pasado.

Te sientes incómodo si no eres como siempre y no reaccionas como siempre, aunque eso sea negativo.

Somos adictos a salir de nuestro propio yo, a abandonar esa forma de ser que el pasado creó en nosotros y a dejar de ser el mismo de siempre.

Si nos sacan de nuestra forma de ser, aunque esta sea dañina y perjudicial para nosotros, nos sentimos como extraños, con miedo, con indecisión, con inseguridad, como si algo fallase.

Por la razón que sea, algo en tu pasado influyó en que hoy seas quien eres ante ciertas situaciones y eso provoca que si quieres cambiar algo suceda lo siguiente:


  • Busques soluciones en tu realidad, en tu entorno y en todo lo que te rodea a fin de que eso mejore quien eres realmente.
  • Por muchas soluciones externas que apliques, tu mente se encargará de "darle la vuelta a la tortilla" y hacértelas ver bajo el filtro del que está acostumbrada.

Nunca encontrarás solución a tus problemas si buscas dichas soluciones bajo el mismo estado mental que esos problemas te provocan.

En otras palabras, o dejas de ser el que eres o nunca cambiarás.

Y para dejar de ser el que soy, primero tengo que eliminar esa adicción que me hace ver todo bajo el mismo programa mental al que mi cerebro está acostumbrado.

Desprograma y luego vuelve a programar.

Olvida quien eres y luego crea soluciones.

Limpia y luego edifica.

No hagas las cosas ni veas las cosas por la inercia que tu propio yo te impulsa, e intenta ser consciente en todo momento de qué te está pasando y porqué.

Es la mejor forma de evitar esa adicción a ti mismo y cambiar alguno o todos los aspectos de tu vida que no te gusten.

El hábito de ser tu mismo, es uno de los más peligrosos.


2 comentarios:
Deja tus Opiniones
  1. Querido Antonio ¿Sabes qué? Me ha gustado mucho mucho el articulo pero a mi ala perfeccionista le apetece sumar unos puntos a la reflexión.

    Como tú mismo sabrás el "Yo Soy" es uno de los brebajes mas potentes que hay en esto del Desarrollo Personal y debemos usarlo con expresiones en positivo hacia nosotros mismos para no quedarnos en el bucle de lo dañino e insano por decisión inconsciente propia.

    Mas que "dejar de ser nosotros mismos" y el "Yo Soy", se trata mas bien de como perfectisimamente indicas y explicas en el post "Desprograma y luego vuelve a programar", mas que dejar "de ser el que eres o nunca cambiarás" creo que es mas preciso dejar de interpertar las cosas, o sentirlas o apreciarlas de determinada forma pero sin dejar de ser. No es posible dejar de ser nosotros (los demás puestos ya están ocupados jijiji), lo que si es posible es lo que perfectisimamente indicas; desprogramar, desaprender lo chungo, aprender conocimiento vital como el que tú mismo reflejas en tus artículos.

    Si una situación por anclaje negativo me trae malas sensaciones, debo desvincular eso del "Yo Soy" y en tal caso sería mas saludable usar el "Yo me siento mal por equis" y Antonio Barragan me ayuda a darme cuenta que puedo cambiar equis, por jota, para revertirlo a mi favor.
    No es lo mismo neuronalmente para nuestro entramado emocional decir "Yo Soy tonto", a decir "Yo he hecho una tontería". En consecuencia, feten al articulo entendiendo bien lo de desvincular resultados negativos del "Yo Soy" y que tengamos de ser nosotros mismos, lo que nos brinda el desarrollo personal y profesionales como tú, en tal caso, será ser nosotros mismos pero desde nuestra mejor versión y no al contrario.


    Gracias compañero, busca aire fresquito pa los calores y pronta recuperación a esa muñeca *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía:

      Bueno, ya hemos hablado directamente, con lo que tan sólo darte las gracias nuevamente por comentar y seguir mis artículos.

      Un abrazo y genial tu apreciación.

      Eliminar