31 de enero de 2016

Mejorando mi salud con inteligencia emocional I. Cómo dejar de fumar usando nuestra mente

Dejar de fumar no es tan difícil como muchos creen. De hecho, podemos usar nuestra inteligencia emocional para hacerlo todo más fácil y efectivo.

Hoy empezamos una nueva sección que muchos ya llevábais pidiéndome hace mucho tiempo.

Usar nuestra inteligencia emocional para mejorar nuestra salud, ya sea física como mental....¿es posible?.


En este caso, trataremos un problema que muchos me habéis preguntado. Un problema adictivo que se ha convertido en la primera causa de muerte a nivel mundial.....el tabaco.

 "¿Se puede dejar de fumar usando nuestra mente y nuestras emociones?".


El primer error que todos cometen al dejar de fumar


Pues todo se resume en una estúpida frase que todos se suelen hacer y decir unos a otros: "Es difícil pero con fuerza de voluntad se puede".

Grave error.

Es como si empiezas una carrera creyendo que te será difícil terminarla.

No importa la verdad, lo que importa es cómo permites que esa verdad te afecte.

Vayamos por pasos.

Dejar de fumar no es difícil, de hecho es algo increíblemente fácil.

¿Sabes porqué todos dicen que es difícil?

Porque necesitan creer que tienen un grave problema y que les costará superarlo, para sentirse bien consigo mismos de que lo que están haciendo no es una estupidez como la copa de un pino.

Te guste o no, fumar es una estupidez, porque es algo que no te gusta, que te perjudica a la salud y que no eres capaz de dejarlo.

¿Hay algo más estúpido?.

Pero ese no es el caso, sino el plantearse el dejar de fumar como el principio de la escalada al Everest, cuando en realidad es una simple montañita de nada que se supera de un pequeño salto.

Entras en cualquier foro de ayuda para fumadores y ves comentarios de todo tipo animando a personas de esta forma:

-"Animo...es duro pero al final se puede"
-"Llevo X días sin fumar y me cuesta muchísimo aguantarme"
-"Etc.....etc....etc...."

Cuando empiezas algo creyendo que te será difícil, sin duda así lo será.

Sin embargo la gente no se propone lo contrario, es decir, empezar algo creyendo que será fácil.

¿Sabes qué sucederá? Que probablemente le será mucho más fácil que al que piensa lo contrario.

Nuestra mente se enfoca en pensar en aquello que nosotros le proponemos.

Vemos lo que queremos ver.

Pensamos lo que queremos pensar.

Sentimos lo que queremos sentir.

Por tanto, no hagas caso a aquel que te dice que dejar de fumar es difícil, porque simplemente no ha hecho sus deberes correctamente y ha empezado una carrera sin estar preparado para ella.

Numerosos estudios muestran que cuando las personas se mentalizan y ven las cosas de forma positiva y quitándoles peso, la efectividad y el resultado aumentan entre un 40% y un 50%.

¿No es increíble?

Y todo eso con tan solo hablar con nuestra mente y enseñarla a cómo tenemos que ver las cosas.


Acepta tu realidad


El 80% de las personas no son capaces de aceptar su realidad.

Un fumador no acepta su propia realidad y la vida que está llevando.

Fuma y no sabe porqué lo hace, sólo sabe que necesita hacerlo.

Fuma y no siente absolutamente ningún placer, pero sigue sin saber porqué necesita fumar.

La vida se vive demasiado rápido como para pararse a pensar en qué sabe un cigarrillo, ¿verdad?.

Bueno, como veo que no tienes tiempo para pensar en este tipo de chorradas, te propongo que se lo ofrezcas a tu hijo, o a tu sobrino pequeño...¿te parecería bonito? ¿a que no?. Pues entonces vamos a ir poniéndonos las pilas y a analizar nosotros mismos nuestros actos....¿ok?.

Lo que sucede realmente es que todos los fumadores quieren dejar de fumar, sin saber qué es lo que están haciendo, qué significa fumar, qué les está aportando ahora mismo el tabaco, qué ganan metiéndose un cigarrillo en la boca y qué ganan si dejan de metérselo.

Aceptar la realidad de lo que sucede es un paso esencial.

Te duela lo que te duela, tienes que afrontar la verdad de las cosas para poder hacer algo que sea realmente efectivo.

Pero....si no sabes lo que te está pasando ahora, no podrás fijar lo que te sucederá en el futuro.

Acepta que eres un fumador, que tienes un problema, una enfermedad. Déjate ya de chorradas de hábitos y cosas de esas.....el fumar es una adicción y ya es hora que empieces a verlo como realmente es.

¿Me puedes decir cuál es la diferencia entre un fumador y una persona que esnifa cocaína? Ninguna, salvo que las personas que mueren por el tabaco son diez mil veces más que las que mueren por sobredosis de cocaína.

¿Me puedes ahora decir porqué la gente ve mal a los drogadictos y alcohólicos y no a los fumadores? Porque simplemente maquillan la realidad.

Vives en una realidad maquillada para hacerte creer algo que en realidad no eres.

Y nunca podrás superar tu adicción, si no empiezas a aceptar de una vez por todas lo que te está pasando, sin maquillajes y sin tapujos.


Como establecer una estrategia


No se ganan los partidos a base de suerte.

El que traza una estrategia y se anticipa a los demás, gana.

¿Quieres ganar en esta batalla contra el cigarrillo?

Pues es necesario que tengas un plan.

¿Cómo pretendes hacerlo si no......dejándolo todo en manos de la diosa fortuna?

Si no trazas un plan, acabarás en el lado de lo desconocido y te aseguro que sucumbirás, al no poder ver ni entender lo que te está pasando.

Cuando analizas las cosas y te mantienes firme en tus planes, las cosas son más fáciles.

Es como el que se pierde en una ciudad y pregunta a una persona: "¿A dónde puedo encontrar el hospital más cercano?".

-"Siga recto, cruce la primera rotonda y siga recto. Al fondo verá el hospital. No tiene pérdida".

Sigues recto, cruzas la primera rotonda, pero no ves nada.

Las dudas entran en tu interior, piensas que quizás el que te dijo eso no sabía lo que decía.

Tu mente empieza  a ponerse nerviosa y eso hace que empieces a tomar decisiones alternativas.

Decides desviarte en el último cruce, y entras en un sin fin de calles. Ahora sí que estás perdido por completo.

Todo ello sin darte cuenta de que si hubieras seguido un poco más, recto tal y como te dijeron, te hubieras topado directamente con el hospital que buscabas.

El plan es necesario, porque es lo único a lo que podemos agarrarnos en caso de dudas.

Fija el día y hora que dejarás el tabaco definitivamente.

Pero hazlo igual que el día que sabes que vas a perder la virginidad.

Después de ese día, todo será distinto y no hay vuelta atrás por ningún concepto.

Absolutamente ningún concepto.

Tu mente debe estar tranquila de que hay una estrategia a seguir, de que no vas a hacer las cosas como siempre lo haces y a lo loco.

No fijes el momento ni para muy tarde ni para muy pronto.

Es un consejo que te doy.


La fuerza de voluntad


Aquellos que dicen dejar de fumar a base de fuerza de voluntad, simplemente no saben lo que dicen.

Perdónalos pues, señor.

Hay gente que le gusta el sexo con dolor, y hay otros que les gusta dejar de fumar mediante la fuerza de voluntad y vivir en un estado de esclavitud permanente.

Porque realmente es eso.....esclavitud infinita.


Veo en muchos foros de facebook, personas que cuentan los días y horas que llevan sin fumar.

Se creen que aguantando se supera todo.

¿Acaso no sabes que el físico aquí no sirve?

Es todo mental y emocional.

¿Pretendes vivir sufriendo días y días por la mera tranquilidad de decirte a tí mismo que llevas un día más sin fumar?.

Así no se soluciona nada.

Es por este motivo que hay mucha gente que recae después de incluso años sin fumar.

¿Por qué?

Porque realmente nunca lo dejaron.

Simplemente aguantaron y se negaron a sus deseos.

Porque en realidad seguían deseando fumar.

¿Es esa la forma de soluciona tu adicción?

Pues rotundamente no.


El síndrome de abstinencia


Otro tópico.

¿Sabes que los efectos del síndrome de abstinencia suele durar aproximadamente una semana?

A partir de ahí, está todo en tu cabeza.

Si la limpias bien de tonterías y estupideces, seguro que no sufrirás ni un ápice de dolor a causa del tabaco.

Pero claro, tenemos por ahí lo que dice todo el mundo:


  • "Me subo por las paredes si no fumo un cigarrillo"
  • "No puedo aguantar más"
  • "Los primeros días son mortales y se sufre mucho".

Claro, claro......por eso cuando los fumadores se acuestan a dormir se levantan del dolor tan grande que sufren por llevarse un cigarrillo a la boca, ¿verdad? (modo irónico).

Cuando estás despierto, sufres porque tu mente está mal acostumbrada y ve lo que tú quieres que vea.

Cuando duermes, como no controlas tu mente, pues simplemente no sufres y a tu cuerpo le importa una caca el síndrome de abstinencia del tabaco.

Mantén tu mente ocupada y no la llenes de miedos e historias que no puedes controlar.

Eso hará que el tiempo pase de una forma distinta y menos pesada.

Te aseguro que después de varios días, el efecto de la nicotina en tu cuerpo casi habrá desaparecido.


Sustitutos y complementos


La falsa de las falsas.

Es gracioso que la gente deje de fumar fumando.

Recuerdo una chica que me decía que ella no fumaba....sino que vapeaba con un cigarrillo electrónico.

Ahhhh.....vale.....¿eres capaz de dejar tu amado cigarrillo electrónico o tu vapeador?

Seguro que no.

¿Por qué?

Porque realmente no has dado ningún paso adelante.

Sólo te has llenado de esperanza creyendo que ese método te ahorrará sufrimientos (que no los hay) con la excusa de que no tiene nicotina.

Hay gente que no entiende que haciendo lo mismo, le pase siempre lo mismo.




Nada de esto es necesario, porque voy a contarte la realidad y un gran secreto.

La gente que deja de fumar mediante sustitutos (facebook está lleno de ellos), viven en el engaño de creer que han dejado de fumar con un cigarrillo electrónico, y no saben que lo han hecho por sus propios medios.

No dejas de fumar gracias a los sustitutos, sino a pesar de los sustitutos.





El ser humano es genial.....cuando consigue algo por sus propios méritos y le da la medalla a otro.


Consejos y sugerencias



  1. Siéntate y analiza lo que haces. Prueba a apreciar el sabor de cada calada que fumas y trata de apuntar en un papel qué es lo que sientes cuando lo haces.
  2. Intenta describir cada emoción que percibes cuando fumas y las que percibes cuando no lo haces.
  3. Es necesario que concibas que dejar de fumar te conducirá a una vida mejor y no al sufrimiento.
  4. No tienes que desprenderte de absolutamente nada cuando dejas de fumar. Es más, conseguirás muchos beneficios que te sorprenderán gratamente.
  5. Tu mente tiene que entender que dejar de fumar es algo maravilloso y visualizar ese concepto en tu interior. 
  6. No dejes que tu mente dude. Contrólala.
  7. Ralentiza tu día a día. Aprende a apreciar cada minuto que pasa sin fumar.
  8. El momento en que dejas de fumar tiene que ser algo maravilloso, algo que estás deseando que llegue. Un momento único y que ansías que ocurra. Cuando concibas esa sensación en tu mente, todo será mucho más fácil.
  9. Tus emociones las controlas tú, no te dejes llevar por ellas.
  10. Si consigues algo es por tí, si fracasas en algo también es por tu culpa. Tú controlas, diriges y conduces aquello que sientes.
Como ves, la inteligencia emocional es algo sorprendente incluso en temas relacionados con nuestra salud física. 

Cuando aprendes que la mayoría de cosas las puedes conseguir gracias a tu forma de enfocarlas, todo en la vida es más fácil.

Antonio Barragán

Author & Editor

Cuando te das cuenta que la vida que tienes no es la que realmente te gustaría tener, descubres que has desaprovechado años y años de tu existencia en hacer lo que todos hacen y sin poder hacer lo que tú quieres. ¿Sabes que eso puede cambiar? ¿Sabes que puedes crear la vida que tú desees tener? ¿Sabes que la realidad que quieras vivir, puedes recrearla cuando lo desees?. Ayudarte a que comprendas todo esto, es mi misión en este blog.

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada