RELACIONES DE PAREJA

ADICCIONES

MEDITACION

.................................................................................................

Featured Posts

Featured Posts

ULTIMOS ARTICULOS

Dime qué emoción te perturba
Y te diré como controlarla !

¿ACEPTAS?

MIS CURSOS


BLOG
No te pierdas mis artículos más recientes

27 de junio de 2017

Visión de cómo la Educación Emocional afecta a los niños hasta los 9 años. Inteligencia Emocional en los niños.

Hoy quiero traerte este Guest Post en el que vamos a descubrir en primera persona cómo el desarrollo de la Inteligencia Emocional en los niños se convierte en uno de los factores principales y decisivos en el crecimiento mental y educativo de ese niño. Su autora es Isabel, maestra especialista en Educación Infantil, Master en Psicología Infantil e Instructora de Yoga para niños. Puedes visitar su grupo de facebook aquí.

Es un artículo que no tiene absolutamente nada de desperdicio. Espero que te sea de utilidad.




Hay una frase con la que me gustaría empezar este artículo y la encontré en un libro de Fernando Alberca, que lleva por título “Aprender a interpretar a un niño” y dice así: “Todo ser humano es amable y merece ser amado por quienes estén a su alrededor”. Y es verdad, los profesionales de la educación, los psicólogos/as, los monitores de actividades lúdicas y deportivas y toda aquella persona que trabaje con niños/as, primero le debe gustar y segundo tiene que amar, desde su interior, desde su corazón, a esa persona que tiene delante.

En mi caso maestra de Educación Infantil, 8 años de interinidad sin plaza fija, de un lado para otro, conociendo diferentes colegios, diferentes profesionales, diferentes alumnas/os, me ha posibilitado además de desbarajustes familiares, ya que tengo pareja, una niña de 9 años recién cumplidos…también enriquecerme de miles de aventuras, y enseñanzas que el mismo alumnado me ha proporcionado.

Y sí, la Educación queramos o no queramos, ha cambiado, no está cambiando, como dicen por ahí, ya se ha notado un cambio radical, donde la Educación no es tanto de cabeza a cabeza, si no de corazón a corazón.

En las aulas de infantil se vive de eso, del amor que te dan los alumnos/as, y el que ellos/as reciben de ti, os puedo asegurar que el cien por cien de los objetivos generales de la etapa de infantil, no se consiguen con fichas, para nada, con fichas trabajamos la psicomotricidad fina, “a lo bestia”, si, es así, les cansamos las manos, para qué, para qué…si no saben ni leer ni escribir, …para ¿qué sean los mejores en la etapa de primaria?....

Miremos a los niños/as a sus ojos, a su cara, analicemos la expresión de su rostro, cómo crees que se sienten, están felices allí, pregunto, hacen lo que verdaderamente sienten y quieren hacer, o les guiamos, obligamos a hacer cosas que no quieren, y con las que no se sienten a gusto…. Y digo yo : ¿Por qué?

Cuando un niño/a se siente feliz, está en un ambiente bueno, escuchado, atendido, motivado, QUERIDO POR SUS MAESTROS/AS, se le nota en su carita, en su expresión de alegría, en su sonrisa, en ayudar a los demás, en disminuir la agresividad, en ser él/ella mismo/a, …

Necesitan libertad pero no solo de movimientos, también de decisiones, a temprana edad como son los niños/as de la etapa de infantil, de 3, 4 y 5 años……se mueven y trabajan motivados por palabras bonitas que les lleguen a sus corazones, por abrazos, por cariño, por besitos, por masajes, el desarrollo y la estimulación de los sentidos tienen aquí un valor incalculable, todo esto, forma parte de la Educación Emocional, esa parte tan olvidada en las escuelas…..Aunque últimamente se estén ofreciendo cursos y se haya adelantado en este tema, todavía queda mucho por hacer…

Creo y por la experiencia que tengo que es poca, porque nunca dejo de experimentar, buscar, investigar, aprender ….que lo emocional solo es trabajado por las y los profesionales meramente vocacionales, es decir, los que y las que aman su trabajo por encima de todo.

Yo soy una de ellas, estudié magisterio de infantil, porque adoro a los niños/as, adoro su mundo infantil, yo tuve una infancia muy buena, llena de cariño, de amor, de comprensión, viví mucho tiempo con unas tías hermanas de mi padre, que me brindaron esa posibilidad, abrirme camino hacia ese preciado mundo, como es el de las “EMOCIONES”, complejo pero muy muy útil en estas edades , ya que ellos/as viven del afecto y la reprobación en sus actividades diarias.

Os puedo enseñar miles de fotos, videos, trabajos que realizo en mi aula, y con los que obtengo resultados espectaculares. Entre ellos el “Rincón de la Calma”, lleno de millones de cosas: plumas, pelotas de tenis, piedras mágicas, cojines aromáticos de elaboración propia, lupas de palabras bonitas, botes de los deseos, cariñograma, el bote de la calma, el cuento de Max, un erizo que explica cómo relajarte en momentos complicados, en peleas, riñas…etc., el dado de las emociones, la silla de los abrazos, las posturitas de yoga……como podéis ver, se desarrollan todos los sentidos, y conseguimos con ellas, que la motivación, las ganas de volver al siguiente día sean enormes.

Se trata de que en el cole se sientan como en casa, a gusto, con confianza, ….recuerdo una frase de este año en el cole, una compañera de infantil de las de “no vocación”, y veréis por qué….

Estamos en el patio, en recreo y me dice que el día que yo falté por enfermedad, estuvo en mi clase sustituyéndome y este año he tenido una clase de 3 años de 18 alumnos/as, y una de ellas de procedencia marroquí, un personaje con un carácter muy fuerte y bastante personalidad, definida….jaaaa, pues esta compañera, me hace el siguiente comentario:¡Hay que ver, tu alumna cómo es!,”¡ me entraron ganas de darle un beso, pero no lo hice, porque si lo hago, se me monta encima y ya sabes …la confianza destruye la autoridad!”….

Leamos bien dicha frase, claro, si la lee alguien que trabaja para cobrar al final de mes, la entiende, pero claro dio conmigo, …..no tiene ningún fundamento dicha frase, ….para mí no…y creo que para los profesionales que trabajamos con el corazón tampoco.

Atentos/as y atenta compañera, yo desde el primer día de clase, estoy ofreciendo mi cariño, mi amor, mis besos, mis abrazos, mis caricias, mis palabras, mis creencias, porque creo en lo que hago, creo en mi y en ellos/as, y no hay nada malo en ello, todo lo contrario, ….¿confundes quizá autoridad con silencio?, o eres de las que antes había y todavía quedan, de esa escuela, en la que todos/as callamos, no nos movemos, ¿no respetamos entonces sus ritmos de desarrollos ¿no?, solo obedecen, bajo tus órdenes….porque si no….se montan encima….y no te hacen caso, pues cariño existen muchos métodos pedagógicos y estrategias para llamar la atención, ….¡Motívalos!, pero no evites ese contacto, ese beso, esa muestra de cariño,….que necesitan de ti.

Para mí es muy triste escuchar de bocas de personas con plazas fijas, esas frases así….porque en realidad los que verdaderamente están sufriendo son ellos/as, los pequeños/as, esos bajitos y bajitas, que te miran, preguntándote a todo ¿por qué seño?, y es muy triste también pensar que esa persona ha obtenido una plaza, un lugar donde trabajar con niños/as cuando verdaderamente no es de su agrado.
Os dejo aquí algunas fotos para que podáis observar sus caritas realizando actividades de clase, que ellos/as te piden porque se sienten felices así:

Haciendo relajación con cojines aromáticos, 3 años.




Haciendo posturitas de yoga, 3 años.

Fotos de los responsables del día, cada uno/a desempeña su labor ayudando en lo que diariamente hacemos: asambleas, apagar luces en relajación, relajar a todos/as los compañeros/as….miremos bien las expresiones de las caras, los ojos brillantes, sonrisas de algunos/as, ….porque son “Los y las responsables”.






Si trabajamos la Educación Emocional, hay que hacerse con miles de recursos, puedes ir ayudándote de páginas web o bien a través de libros, formándote en cursos, ….yo personalmente  puedo decir que me considero afortunada, me gusta mi profesión pero es que además  trabajar dándole la importancia que merece lo emocional , es cuando te das cuenta de que vas consiguiendo cada vez más, con los niños/as, cómo la confianza aún es mayor, cómo al mismo tiempo se divierten y muestran sus expresiones vivas, por eso no paro de buscar por todos “los rincones”, hay actividades que salen unas detrás de otras, de entre las  que hayas programado, hay otras en las que pones toda tu ilusión y esfuerzo y no dan buen resultado, ya que estás ante un público muy exigente, pequeño pero exigente, y si vemos que no funciona, habrá que buscar otra alternativa, lo importante es conseguir la felicidad del alumnado, poder sacarle una sonrisa y además motivar al mismo  tiempo  y estimular los sentidos, presentándoles una nueva forma de aprendizaje en la vida…..a continuación os muestro fotografías de las bocas sonrientes después de la explicación de la utilidad de la máquina de los “Chiclerisa” como ellos mismos/as la denominaron.



Podría estar horas y horas, explicando cómo me siento cuando veo estas caritas y sus sonrisas o sus asombros, sus llantos también muy importantes, saber discernir entre una clase de llanto u  otro, que te piden cosas diferentes, unos pueden ser falsos llantos cuando quieren llamar la atención por algo, o cuando no consiguen lo que quieren, otros de dolor por algún malestar, de sueño también, todos ellos van acompañados de quejas, irritaciones, gritos a veces, y algunos aún así te complementan con palabras lo que les ocurre…. 

Aquí son muy válidas las relajaciones, masajes profundos y ligeros,  actividades de abrazos, de cosquillitas, de tacto en general, respetando siempre al niño/a que no quiere que lo toquen. 

Yo siempre digo que si en mi época nos hubiesen educado trabajando la Educación Emocional, la Integración sensorial, hubiésemos tenido una mayor integración entre compañeros/as, menos peleas, discusiones, más tolerancia, más cooperación y en global más "Paz" en el colegio. Lo que hoy en día se necesita en muchos centro de Infantil y Primaria y también en los Institutos de Secundaria, en los que cada vez se dan más casos de acoso escolar, y poco respeto entre compañeros/as.

Los profesionales de la educación, las familias deben unirse para que en estas edades desde infantil hasta secundaria, no se lleguen a casos que puedan desembocar en problemas de marginación social, de acoso como estamos viendo actualmente en los medios de comunicación, es tan importante la gestión de las emociones a cualquier edad, que si las domináramos a la perfección podríamos “Comernos el mundo”, si, en el sentido de solucionar cualquier problema hablando, y sin maltrato  físico o psicológico.

La figura del docente en el aula tiene mucha influencia en el alumnado, en este caso, los ejemplos a detallar son aún más cercanos que los anteriores alumnos/as de infantil, ya que se trata de mi propia hija. 

Con 9 años de edad recién cumplidos, y habiendo acabado tercero, no se cómo definir algo tan duro que he vivido en primera persona con ella. 

Desde que empezó el colegio en infantil, ha sido una niña, feliz, abierta, sincera, sociable, buena en sus estudios, …tuvo un infantil bueno, un primero y segundo de primaria también buenísimo, …se fue llorando a mares el año pasado por estas fechas cuando se tuvo que despedir de sus amigos/as y de su tan querida seño “Esmeralda”. 




Pero este año,  todo lo contrario, cabizbaja, desganada, silenciosa, quejica, y lo peor que le puede pasar a un niño/a…. “No querer ir al colegio”,….la maestra de este año que le impartía lengua y plástica, fue influyendo de manera tan negativa en ella, que el resultado fue esa frase tan triste que he escrito antes: ¡Mami, no quiero ir al colegio!, cuando una madre que lleva 8 años trabajando en un cole, en otro…mucho sacrificio, muchos cambios, a los cuáles la adaptación de ella ha sido buenísima, y que de repente….te diga eso….es verdaderamente muy triste…

Unos días castigos sin recreos  por hipo, otros por bostezos, otros por manipular un bolígrafo, otros porque no paraba esa  misma profesora de hablar y se les pasaba la hora del patio….les decía qué cantidad de agua podían beber, las veces contadísimas para ir al baño…..todo el día preguntando: ¿os gustan mis clases? ¿A quién no le gustan mis clases?.... 

Algo agotador para 8 años de edad….es normal que así no haya ganas de ir al colegio….Pero es una realidad….que las personas que vamos de un centro a otro, o cuando con suerte te quedas cuatro años en un mismo centro, vas conociendo mucho mejor a todos y todas los compañeros/as, y ves sus formas de trabajar y de tratar con niños/as, y….. de verdad que hay mucha muchísima gente que se equivocó de profesión. 

Por qué os he contado esta etapa pasada ya, y bien pasada que no queremos en casa ni recordar del malestar que ocasionó en toda la familia, y directamente en mi hija, pues para que podáis ver cómo una persona puede influir de manera directa en un niño/a, y cuánta delicadeza hay que tener en el trato con ellos/as. 

Somos muy importantes en sus trayectorias  educativas, tanto,  que debemos ir cambiando con los tiempos, con la nueva sociedad o sociedades que se vayan dando…integrando  las nuevas tecnologías, innovando, adaptándonos a los cambios y al alumnado,  formándonos en todo aquello en lo que de una manera u otra  ellos/as ya están inmersos, debido a la influencia que los nuevos medios tienen de manera directa o indirecta en los mismos/as.

 Y no dejemos atrás que siempre el trabajo con las emociones independientemente de la edad que se tenga, es una gran ventaja de cara a la resolución de problemas  individuales  y colectivos.
Tenemos la solución en nuestras manos y una de las herramientas más valiosas que hace unos años ni se planteaba. Contamos con recursos para ponerla en práctica, solo necesitamos unión entre los profesionales para de una manera u otra, se lleve a cabo en todos los centros educativos. 

Hay ya muchos avances en los centros de infantil y primaria y en los institutos de secundaria. Los proyectos y planes como pueden ser de Paz, Convivencia, Igualdad, los grupos de trabajo que se crean como por ejemplo en mi caso,  dos años he llevado la coordinación de un grupo de trabajo cuya finalidad era la formación en el plano emocional y su práctica en el aula por medio del yoga , la risoterapia, el mindfulnes o la meditación.

En los institutos además de estos planes, cuentan con un aula, denominada “Aula de Convivencia” en la que los alumnos/as que hayan tenido problemas entre ellos resuelven los mismos con ayuda del orientador/a del centro.

Tenemos que facilitar herramientas al alumnado, para que sepan desenvolverse ante cualquier situación, superando los miedos, subiendo la autoestima, haciéndolos personas, pero ese término se queda corto, hay que conseguir hacer “PERSONAS HUMANAS”.


ADQUIRIR AHORA


Me gustaría animar desde aquí a todas aquellas personas  a quienes les guste innovar, a quienes les guste investigar, hacer cosas nuevas, que trabaje en este sentido, tratando las emociones y considerando a cada uno/a tal y como es , único, irrepetible, diferente…..ya no podemos tratar al grupo clase, como antes, haciendo una misma actividad para todos y todas…..habrá que adaptarse al nivel de cada uno/a, y cuando digo nivel  me refiero al nivel físico, emocional, y mental….para trabajar bien el tema de la Educación Emocional, hay que trabajar conjuntamente : Cuerpo, Mente y Corazón.

Quiero terminar reflexionando con una frase de María Montessori, que dice así:

 “Una prueba de lo acertado de la intervención educativa es la felicidad del niño/a”



"Sigue tu Camino desde el Corazón"

25 de junio de 2017

Cómo impedir que tus estados de ánimo te controlen. (2ª parte)

En la primera parte, ya hemos podido comprobar quien es el que controla a quien, y que nuestra mente no es ahora mismo la que lleva la vara de mando en nuestro día a día.

¿Quien es entonces?

Nuestro cuerpo.



El cuerpo, debido a las pautas que le hemos enseñado, ha adquirido el hábito de sentirse de una forma determinada ante una situación determinada, sin que tú puedas intervenir en ello.

En otras palabras, que tu Inteligencia Emocional está a la altura de la suela de tus zapatos.

Es decir, no importa lo que pienses porque tu cuerpo se sentirá de la misma forma tanto si tú quieres como si no.

Es por esto que muchas personas se sienten mal y no saben de donde procede ese malestar.

¿Qué debemos hacer entonces para impedir que nuestro estado de ánimo nos controle y nos convierta en personas que no queremos ser?


Ser plenamente conscientes


Primer paso super fundamental y del que depende tu éxito o tu fracaso a la hora de controlar tu estado anímico.

Pero claro, seguro que me preguntarás: "¿Y qué hago para ser consciente cuando me siento fatal?".

Pues fácil....aceptar que te sientes fatal.


  • Acepta tu realidad y aquella emoción que te perturba

Lo primero de todo es detectar e identificar el problema y ponerle nombre.

¿Sabrías cómo se llama ahora mismo la emoción que te perturba y te controla?

¿Cuál es el estado emocional del que te gustaría desprenderte?

Pues ese va a ser tu primer trabajo.

Y para ello no tienes que vivir una experiencia real que te haga sentir mal.

¿Sabes qué le pasa a un hombre cuando piensa en una situación excitante y de sexo?

Pues que se le levanta.

¿Sabes qué te sucederá cuando revives en tu mente una situación que te causa miedo?

Pues que sentirás miedo.

Y así con todo.






Este punto se trata de identificar qué piensas bajo el efecto de dicha emoción.

¿Para qué sirve esto?


Ten en cuenta que cualquier estado en el que te encuentres proviene de un simple pensamiento. Por tanto, si no identificas qué piensas, no sabrás porqué te sientes tan mal.

  • ¿Qué hago cuando estoy bajo el efecto de una emoción negativa?

Pues la prolongación del paso anterior.

Los pensamientos generan emociones y éstas, a su vez generan acciones.

Tienes que identificar toda la cadena por completa que termina haciéndote hacer determinadas cosas bajo el efecto de una emoción determinada.

Cosas que no deberías hacer o que quizás te gustaría controlar.

Pero para ello, antes tendrás que identificar de donde proceden y cada paso en su cadena automática.


Estos son los tres puntos esenciales dentro del primer gran paso a la hora de intentar que tu estado de ánimo no te controle, es decir, ser plenamente consciente de qué piensas, qué haces y cómo te sientes.

Una vez identificas cada punto en la cadena, puedes dar el siguiente paso, que ya explicaremos más adelante.

Pero si no haces esto y te relacionas con su importancia a la hora de desarrollar tu Inteligencia Emocional, nunca conseguirás avanzar.

4 de junio de 2017

Cómo impedir que tu estado de ánimo te controle (1ª parte)

Seguimos intentando desarrollar un poco más nuestra Inteligencia Emocional, y esta vez vamos a hablar de la importancia que tiene el controlar nuestro estado de ánimo y porqué la mayoría de las veces, es nuestro cuerpo el que controla a nuestra mente.



Nuestra mente y nuestro cuerpo


Aunque pueda parecer difícil de comprender, entre nuestro cuerpo y nuestra mente existe una unión y una especie de equilibrio que se suele romper muy fácilmente.

Todo queda resumido en lo siguiente:

Los pensamientos (provocados en nuestra mente), generan emociones (reacciones de nuestro cuerpo), y en función de dichas emociones, así serán nuestros nuevos pensamientos.

¿Parece difícil?

Pues no lo es tanto.

Lo que quiero decirte es que cuando piensas algo, provocas una emoción, es decir, haces que tu cuerpo se sienta de una forma específica por culpa de ese pensamiento.

Ese estado en el que se encuentra tu cuerpo ahora, influye también en cómo piensa tu cerebro, por lo que los siguientes pensamientos que genere, estarán en relación directa con cómo se siente tu cuerpo.

Te sientes como piensas y a su vez , piensas como te sientes.

Cuando cuerpo y mente están unidos, es cuando pensamientos y emociones coinciden, están en la misma onda y se complementan.

Esto provoca un estado de ser, una forma en la que te sientes y eres.

Es cuando uno dice: "soy una persona con mucho carácter", "soy fácil de convencer", "soy una persona de muy mal humor", "soy......etc..."

Ese "soy...." está definido precisamente por este círculo que acabamos de ver.

Piensas algo, te sientes al respecto de ese "algo" y por culpa de sentirte así, tu mente se ve influenciada y magnifica nuevamente ese "algo".


¿Quieres cambiar la forma en la que te sientes?


Pues irremediablemente tendrás que aumentar el nivel de tus pensamientos para que vayan más allá de tus emociones.

Es decir, tendrás que romper con ese círculo y hacer que tus pensamientos se eleven por encima de cómo se siente tu cuerpo, en este caso tu estado emocional.

En este video te dejo un ejemplo de lo que acabo de comentarte, para que puedas entenderlo mejor.



¿Sabes cuál es el resultado de esta comunicación tan efectiva que existe entre nuestra mente y nuestro físico?

Pues simplemente que reaccionas de una forma totalmente previsible, ya que al tener los mismos pensamientos y emociones, se crean una serie de programas mentales y pautas emocionales que hacen que te comportes como una especie de robot, sin que te percates de ello.

Sin darte cuenta, has caído en una rutina en la que eres gobernado por tu cuerpo y tu mente se limita a seguirla la corriente y a dejarse llevar por la situación.

Y es por eso que te cuesta tanto cambiar, y parece como si fuera una misión imposible.


¿Quien controla a quien?


Se dice que la mente siempre es la que controla nuestro cuerpo, pero realmente no se hasta qué punto es esto cierto.

Si te das cuenta en el ejemplo que hemos puesto, sucede precisamente al contrario.

Caemos en el control y la influencia de nuestras emociones y son éstas las que controlan el siguiente pensamiento que vamos a tener, o peor aún, refuerzan ese estado fisiológico y emocional en el que nos encontramos aumentando la intensidad de los pensamientos que nos lo provocaron.

Llega un momento en tu vida en el que tus recuerdos influyen sobre ti de una forma tan abrumadora que apenas tienes control sobre ellos.

Simplemente todo sucede casi de forma automática y casi no puedes remediar que eso ocurra.



Has estado tanto tiempo pensando en cosas de tu pasado, que has creado una serie de pautas mentales que diseñan a su vez un estado de ánimo que controla tu mente y todo lo que piensas después.

Es precisamente lo que ha sucedido en el ejemplo que hemos comentado y es por ello la importancia de ir más allá de esos pensamientos si quieres cambiar.

Y puedo decirte que esto es así hasta tal punto de que ya ni tan siquiera tienes que pensar en una experiencia desagradable de tu pasado para sentirte tan mal y caer en el efecto de esta influencia emocional negativa, sino que has memorizado de tal forma ese tipo de pensamientos y sentimientos que ya son parte inconsciente de ti.

Y es por este motivo por el que te resulta tan costoso cambiar o comportarte de una forma distinta a como te sientes.

Y la única solución que existe para esto es "Ir más allá de tus propios pensamientos y superarlos", cosa que veremos en la segunda parte de este post.

Como ves, la Inteligencia Emocional tiene un efecto super potente en cada parte de nuestra vida, ya sea a nivel físico, material como propiamente emocional.

Puedes ver la segunda parte de este post, aquí.

30 de mayo de 2017

Cómo conseguir el efecto que tú desees en tu cuerpo. La Inteligencia Emocional lo controla todo

Hoy quiero demostrarte cómo tu Inteligencia Emocional es tan poderosa que puede conseguir el efecto que tú desees en tu propio cuerpo.

¡¡Si, si!!, a nivel físico.

Es decir, vamos a hacer que tus pensamientos, provoquen cambios en tu estado fisiológico.



Aunque mucha gente no lo sepa, nuestros pensamientos no se encuentran por ahí flotando en nuestra mente para luego desaparecer sin tener su función propia.

Cuando piensas algo, se provoca una reacción en tu cerebro y éste ejecuta dicha reacción.

¿Cómo la ejecuta?

Pues envía a nuestro cuerpo una especie de mensajeros de dichos pensamientos que hemos tenido.

En el momento en el que nuestro cuerpo recibe el mensaje de esos pensamientos, reacciona igualmente enviando al cerebro otro mensaje como que está todo "OK" y que la reacción que va a provocar nuestro cuerpo, corresponde con lo que ha dicho nuestro cerebro.

Puede parecer un poco enrevesado, pero ahora lo entenderás mejor.


¿Realidad o ficción?


Imagina que tienes una fantasía sexual y estás imaginándote a la mujer/hombre de tus sueños delante de ti completamente desnudo/a provocándote sexualmente.

Todo imaginado, ¿eh?.

Cuando tienes estos pensamientos, tu mente activa un programa neuronal que hace que asemejes esos pensamientos con tus propios recuerdos. Es decir, tu mente lo que hace cuando piensas en algo, es ir a la biblioteca de tu pasado y asignarle a esos pensamientos una imagen.

Cuando estás pensando en esa fantasía sexual, automáticamente te llegan a la cabeza imágenes relacionadas con esa fantasía.

Este tipo de sustancia que hace que esto sea posible, se llaman "neurotransmisores".

Una vez sucede esto y empiezas a ver en tu cabeza esas imágenes sobre tu fantasía sexual, estos neurotransmisores vierten en nuestra sangre otras sustancias llamadas "neuropéptidos".

Los neuropéptidos son los que hacen llegar ese mensaje y esas imágenes que tienes ahora mismo en tu cerebro, al resto del cuerpo.

Este tipo de sustancias son super específicas en función de cuál haya sido tu pensamiento. Por tanto, al tener pensamientos sobre una fantasía sexual, los neuropéptidos que se enviarán a tu cuerpo, estarán diseñados exclusivamente para llegar a nuestras glándulas sexuales y activen su sistema hormonal.

¿Y qué sucede después?

Pues lo que ya sabes, tanto si eres hombre como si eres mujer (no voy a entrar en detalles ¿eh?)

El caso es que tienes una fantasía sexual y tu programa emocional automático se encarga de provocar una reacción física en tu cuerpo.

Increíble, ¿a que si?

Provocando ese cambio en nuestro cuerpo


Esto puede parecerte más o menos normal porque casi seguro que te habrás sentido identificado con este ejemplo.

Pero te hago una pregunta: "¿Qué sucedería si tú mismo pudieras controlar y provocar ese cambio en tu cuerpo?"

Es decir, imagina que igual que cuando piensas en una fantasía sexual, se te levanta tu miembro, pudieras provocar que pensando en algo en concreto, te sintieras extremadamente feliz y lleno de ánimos.

¿Crees que sería posible?

Ya te digo de antemano que es totalmente posible.

El proceso que acabo de explicarte mediante este ejemplo, se puede aplicar a cualquier situación que tengas en tu día a día.

El funcionamiento de nuestro cerebro es el mismo.

Y funciona igual tanto para los pensamientos y reacciones positivas (como la del ejemplo), como también para las negativas (las que la mayoría de las personas suele experimentar).

Imagina que si piensas mucho en una situación negativa y catastrófica, tu cerebro hará exactamente lo mismo que hemos hablado.

Enviará los neurotransmisores correspondientes y hará que tu cuerpo responda a ese tipo de pensamientos.

¿Y qué sucede entonces?

Pues que irremediablemente te sentirás mal a nivel físico.

¿Y qué hace la gente por costumbre?

Querer buscar soluciones también a nivel físico.

¿Y dónde está el verdadero problema?

En nuestra mente y en la forma en la que procesamos nuestros pensamientos y las emociones que provocan.

Muy interesante, ¿verdad?.


No sabemos cómo ir más allá de nuestro cuerpo


Pues ese es un problema grave y que todo el mundo tiene.

Creemos que nuestro cuerpo va por un lado y nuestra mente por otro.

Y eso es todo un error.

Puede que tengas un día de perros, que te hayas levantado con un humor malísimo y no tengas ganas de nada.

Te duele la cabeza, te sientes fatal, no tienes ánimos para nada.

¿Qué haces?

Lo más probable ir al mueble, buscar una aspirina y tomártela a ver si todo se te pasa y sigues con tu tortura...¡¡perdón!!, con tu maravilloso día.

No somos capaces de generar pensamientos y emociones positivas cuando nos sentimos físicamente mal.

¿Por qué?

Porque nuestro cuerpo es el que nos controla y no al contrario.

Desde siempre se ha dicho que el cerebro es el ordenador que lo controla todo.

Pero...¿crees que eso es así?

¿Puedes corroborar eso en tu día a día?

Yo pienso que no.

Lo más probable es que cuando te sientes decaído, sin ganas de nada, deprimido o lo que sea, te tires en tu sofá, te eches una siesta, te tomes algún medicamento y trates de hacer algo para que tu cuerpo se sienta mejor.

Pero....¿no acabo de decirte la fórmula perfecta para que controles tu cuerpo?

¿Por qué sigues sin poder controlarlo?

Entiendo que cambiar tus hábitos y forma de pensar de la noche a la mañana no es nada fácil.

Pero todo es porque no dominas lo suficiente tus pensamientos y emociones como para poner en práctica lo que te he comentado antes.

Tu Inteligencia Emocional no llega a más. Está obsoleta, llena de telarañas y de polvo.

Y prefieres seguir creyendo que tu realidad física es la que tiene que encargarse de hacer mejorar tu estado físico.

Error.

Pero error de los gordos.

Es necesario que aprendas a ir más allá de tu cuerpo y romper con ese programa automático que te hace ser como eres y sentirte como te sientes ahora.

¿Te gustaría saber más sobre este tema?

¿Quieres desarrollar una Inteligencia Emocional poderosa capaz de diseñar tus propios programas mentales y controlar tu realidad física, incluído tu propio cuerpo?

COLABORACIONES

DIME EN QUE PUEDO AYUDARTE


Yin Yang

Cádiz, (España)

Skype: Antoniobp1978
administracion@elexitoenvida.com