RELACIONES DE PAREJA

ADICCIONES

MEDITACION

.................................................................................................

Featured Posts

Featured Posts

ULTIMOS ARTICULOS

Dime qué emoción te perturba
Y te diré como controlarla !

¿ACEPTAS?

MIS CURSOS


BLOG
No te pierdas mis artículos más recientes

10 de agosto de 2017

Estar vinculado al pasado mata tu conciencia emocional

En primer lugar me imagino que sabrás qué es la conciencia emocional, ¿verdad?.

Pues es simplemente la capacidad que tiene una persona de ser consciente de cómo nuestras emociones afectan a nuestro día a día e influyen de una forma directa en nuestros actos cotidianos.

Es decir, tu conciencia emocional te da una visión clara sobre qué estás sintiendo ante una situación en particular y porqué.



¿Y en qué me ayuda eso? Te preguntarás.

Pues en que seas lo más consciente posible de tu día a día.

¿Para qué?

Para que puedas manejar de forma inteligente y práctica los cambios que tengas que realizar y los obstáculos que tengas que superar.

Desarrollar una conciencia emocional poderosa te hace estar atento a los detalles, ver caminos y puertas abiertas donde otros no la ven, analizar objetivamente y de forma inteligente la situación que tienes delante, ver puntos débiles a posibles enemigos que tengas que derribar, y en definitiva adoptar una actitud óptima para crecer y mejorar en tu vida.

Y ahora viene la otra parte, aquello que mata esta conciencia....¡¡EL PASADO!!.

El efecto que provoca nuestro pasado en nuestro presente


Muchas personas siguen atadas a su pasado, siguen necesitando de él para saber quiénes son y porqué se comportan de la forma en la que lo hacen.

Sin su pasado, no son nadie. No pueden definirse a si mismos y aún así, pretenden cambiar su presente.

Analiza bien estas palabras: "Cambiar tu presente, sin soltar tu pasado"

¿Crees que eso es posible?

Imagina que has vivido en tu pasado una serie de circunstancias críticas y muy duras que te hicieron sufrir y te causaron daños.

Cuando recuerdas ese pasado tan difícil, aún sigues sintiendo el mismo estado emocional que te causó entonces, ¿a que si?.

Día a día tienes recuerdos de tu pasado. Como si pareciera imposible soltarlos y desprenderse de ellos.

Llevas así años de tu vida y parece que no puedes evitar que este tipo de recuerdos de tu pasado, salgan a la luz casi de forma automática y sin que tú tengas que hacer ningún tipo de esfuerzo para traerlos a tu mente.

Has entrado en una especie de hábito emocional en el que ya no tienes la necesidad de recordar escenas y recuerdos de tu pasado para sentirte mal, porque ya te sientes mal casi sin que te des cuenta.

¿Por qué?

Porque sin que lo hayas percibido y debido a tantas veces como has estado recordando este pasado negativo, tu mente ya ha memorizado estos recuerdos.

Y no solo eso, sino que ha memorizado también tu sufrimiento. Es decir, ha enlazado pensamientos y emociones en una especie de programa automático que se refleja ahora mismo en ti, sin que tengas que hacer nada por tu parte.

Esta memorización ha hecho que tu cuerpo recuerde lo que se siente cuando tu mente pensaba en ese pasado negativo, por lo que lo ha convertido en algo habitual, natural y normal en ti.

Es a lo que tiende tu mente y tu cuerpo, a que seas el mismo de siempre, a que seas el que eras en tu pasado.

Y todo esto porque lo has recordado tanto que has acabado memorizando dicho pasado (pensamientos y emociones) y lo has convertido en parte de ti.

Es quien eres, es tu identidad, tu forma de ser y lo que te define hoy día en tu presente.

¿Por qué sucede todo esto?


Por algo que no todo el mundo conoce.

O si lo conoce, se lo pasa por el mismo.

Cuando piensas en situaciones difíciles, conflictivas y críticas que viviste en tu pasado, situaciones que te provocaron un fuerte impacto emocional, sin darte cuenta estás activando y conectando el mismo programa mental de tu pasado.

Y cuando activas nuevamente un programa mental de tu pasado, éste se refuerza.

Y esto hace que se multipliquen la cantidad de sustancias liberadas en el cerebro y en el cuerpo y que provocaron el mismo efecto que provocó en tu pasado, pero esta vez aumentado en potencia y grado.

Y al reforzar este programa mental de tu pasado, estás haciendo que tu cuerpo recuerde todavía más esa emoción y que se quede casi grabada a fuego en él.



Sin darte cuenta, cuando revives miles de veces situaciones de tu pasado (lo hacemos sin darnos cuenta), estás esforzándote en que tu cuerpo se habitúe a este tipo de emociones, despreciando e ignorando aquellas emociones que puede experimentar en su día a día y que supuestamente deberían ser más fuertes que las de tus recuerdos del pasado.

Esto es lo que podríamos calificar de hábito emocional (negativo en este caso).

A partir de los 38 años, tenemos formada una identidad que ha sido fabricada precisamente por este tipo de programas mentales automáticos en función de nuestro pasado.

Es decir, somos quienes somos a consecuencia de lo que hicimos, pensamos y sentimos en nuestro pasado, y sin darnos cuenta, hemos creado una identidad y una forma de ser clonada de dicho pasado.

En otras palabras, eres el mismo que eras en tu pasado y seguirás comportándote, pensando y sintiendo igual que lo hacías hace años.

Por tanto, tu realidad tomará una forma muy similar a la que tenía entonces.

Si te paras a analizar tu día a día, descubrirás que tienes una serie de hábitos que son adoptados de tu pasado, de tus acciones en ese entonces.

Estás compuesto de una serie de programas automáticos que actúan de forma inconsciente y que te hacen tener una vida programada, predefinida y totalmente predecible.

Lavarte los dientes, levantarte temprano, conducir tu coche, tener un carácter colérico, reaccionar violentamente ante ciertas situaciones, depender de los demás, no creer en ti, quejarte por todo, etc....

Son ejemplos de programas automáticos que estas plasmando en tu día a día y que ninguno tiene nada que ver con tu presente, sino con tu pasado.

¿Y qué sucede con esto?

Que por mucho que te plantees ser feliz, cambiar tu vida, mejorar, crecer y hacer algo distinto en tu día a día, te resultará increíblemente costoso, precisamente porque todos esos años reviviendo una y otra vez esos pensamientos y emociones del pasado, han creado un programa mental que actúa de forma inconsciente y que condicionan a tu cuerpo a que tienda siempre a sentirse de esa forma....la forma a la que está acostumbrada.

El cuerpo es quien te está controlando, y tu mente es la que sigues las órdenes. ¡Ese es el problema!


Pues por desgracia así es.

Recuerdo cuando hace un tiempo fui a sacar dinero del cajero automático de mi banco.

Llegué, introduje la tarjeta y me pidió el PIN.

En ese momento, mi mente se quedó en blanco. No recordaba el número.

Por mucho que intentaba recordarlo, no me venía a la mente. Trataba de concentrarme y nada...era imposible.

Entonces, puse los dedos encima del teclado del cajero y como por arte de magia, mis dedos marcaron el PIN correcto, sin que todavía lo hubiera recordado mentalmente.

Mi cuerpo había creado un patrón (de tantas veces como había tecleado ese número), que ahora recordaba el PIN mejor que mi propia mente.

El cuerpo llevaba el control, porque aunque mi mente no podía moverse, él sí que lo hacía.

Mi cuerpo tomaba la iniciativa y me dio una muestra de que mis acciones las controlaba él y no mi mente.

Y ¿sabes qué?

Que eso es todo un problema.

Un problema y gordo.

¿Por qué?

Precisamente por todo lo que hemos hablado antes.

Tu cuerpo lleva el control y hace cosas sin que tu mente pueda hacer nada para evitarlo.

Por tanto, si se siente mal, simplemente te sentirás mal y tu mente no podrá analizar el porqué de ese malestar.

¿Y qué patrón sigue el cuerpo?

El mismo de tu pasado.

Lo que hemos hablado. De tantas veces como ha experimentado una emoción negativa de tu pasado, está tan habituado a dicha emoción que para él es simple y fácil reproducirla.

Es lo que ha memorizado, es a lo que está acostumbrado, es lo que hace creyendo que ese eres tú, que esa es tu identidad.

Sin darte cuenta, tu cuerpo toma el control y tratará siempre de hacerte sentir de la misma forma como lo has enseñado, es decir, basándote en tu pasado y en el programa mental automático que has creado sin apenas darte cuenta.

Es por este motivo por el que cuesta tanto cambiar.

Es por este motivo por el que es tan necesario aprender a desprendernos de nuestro pasado, aprender a tener una mente totalmente objetiva, consciente en todo momento y que rompa por completo los programas mentales automáticos a los que está habituada.

Sinceramente, prefiero no recordar algo, a que sea mi cuerpo el que lo recuerde por mi basándose en mi pasado.

Trabajar tu conciencia emocional, te ayudará a que te desvincules de este pasado y rompas ese programa automático que te hace ser el mismo de siempre.

Dejar de ser tú mismo, es lo mejor que puedes hacer si quieres ser un poco más feliz.

27 de julio de 2017

¿Enfrentarte a tus emociones negativas? ¡Y eso para qué.!

Creo que en el día de hoy he tenido 18 emails que tenían un denominador común en cuanto al tema de la gestión emocional en las persona: "¿Cómo me enfrento a mis emociones negativas?".

¿Enfrentarte? ¿En serio?

Pues hay hasta profesionales, psicólogos, coachs y demás "expertos" que todavía enseñan a las personas que la mejor opción para cambiar su estado emocional es enfrentarte, ignorar y ser más fuerte que ese tipo de emociones negativas que te hacen sacar la peor versión de ti mismo.



Ahora vamos a ver el gran peligro de hacer esto y porqué no es la forma más correcta de desarrollar una Inteligencia Emocional sana y que te haga cambiar realmente.

Nuestra conciencia emocional: ¿Qué es una emoción negativa?


Creo que todavía no tenemos una conciencia emocional correcta sobre la forma en la que nuestras emociones (tanto positivas como negativas) nos afectan e influyen en nuestro día a día.

Vives una experiencia en tu vida diaria. Esa experiencia pasa a través de tus sentidos a modo de información y llega a tu mente.

Tu mente la procesa genera neurotransmisores que transmiten esa información a tu cuerpo.

Por consiguiente, tu cuerpo se siente de una forma determinada, en función de ese tipo de pensamientos.

Si los pensamientos han mandado información negativa, se generará una emoción negativa.

Al sentirte mal, tu cuerpo cambia su estado y manda información a tu cerebro en función de ese estado.

Por tanto, como son sensaciones negativas, lo que el cerebro vuelve a recibir es información negativa para que vuelva a generar pensamientos acordes a esa negatividad.

Y así entramos en un bucle infinito que queda cerrado para el resto de nuestras vidas (hasta que decidamos romperlo nuevamente y crear otro distinto).

Entonces se crea un programa mental. Una especie de grabación y conexión entre nuestras neuronas, con la finalidad de que la próxima vez que vivamos una experiencia parecida, reaccionemos de una forma parecida.

Por tanto, la siguiente vez que vivamos una situación similar, experimentaremos la misma sensación y emoción de negatividad.

Y esto se llega a perfeccionar de tal forma, que se hace casi automático.

Vives algo en tu vida y de repente te sientes mal, sin que apenas sepas el porqué, el cómo ni el cuando.

Y así seguimos existiendo a las órdenes de nuestros programas mentales automatizados.

Eso es una emoción negativa y cómo funciona, más o menos resumido.

Ahora bien, ¿qué tienes que hacer para que esa emoción negativa desaparezca?

Desde luego enfrentarte a ella no es la mejor opción.

¿Enfrentarte a tus emociones negativas?


Imagina que la emoción negativa que sientes es miedo.

Desde pequeño te has desarrollado con un miedo especial cuando estás delante de una chica que te gusta. (Por ponerte un ejemplo sencillito).

Tienes en tu mente una especie de programa mental que ya está tan perfeccionado, que cuando una chica atractiva te saluda, tú sientes miedo y huyes.

Ahora vamos a enfrentarnos a esa emoción, a ese miedo.

Y entonces te dices a ti mismo: "Venga, voy a ser fuerte, voy a ser valiente, voy a resistir y cuando una chica me salude o se sienta interesada por mi, yo aguantaré y trataré de  no huir ni sentir miedo".

¡¡Venga.....con dos coj....!!

Vas tan tranquilo a tu trabajo y te saluda esa chica que tanto te gusta.

¿Qué sucede?

Pues que antes de que puedas hacer nada, ya sientes pánico y ganas de salir corriendo.

Entonces decides resistir y aguantar para enfrentar ese miedo.

¿Qué haces?

Normalmente no sabrás qué hacer.

¿Por qué?

Porque estarás tratando de ser alguien que realmente no eres.

En otras palabras, tienes fuerza de voluntad, tienes valentía y aguante para resistir ese miedo y soportar su carga y presión, pero.......

¡¡No sabes cómo actuar ante ella!!

Simplemente porque tienes una mente diseñada en función a esa emoción negativa, por lo que por mucho que te resistas, es como parte de tu identidad. Es un hábito emocional al que eres adicto.

Podrás aguantarla, podrás resistirla un tiempo, podrás hacerle frente y soportar su presión en ese momento, pero......siempre tendrás la naturaleza de sentirte bien cuando esa chica se aleje de ti.

¿Por qué?

Porque ella es la amenaza y la que provoca esa emoción negativa.

Por tanto, soportas el miedo, pero no puedes actuar bajo una perspectiva distinta a la que ese miedo te hace ser.




Ante esas situaciones, eres (y repito ¡¡eres!!) una persona miedosa y controlada por esa emoción negativa.

¿Quieres derrotarla enfrentándote a su poder?

Perfecto...¿tienes algo preparado para compensar eso?

Seguramente no.

Nos lanzamos a enfrentarnos a algo, sin saber qué sucederá.

¿Eso soluciona tu problema real?

Para nada.

¿Acaso vas a seguir el resto de tu vida sintiendo tal presión y tal miedo (aunque lo aguantes, soportes y le plantes cara) cada vez que vivas esa situación?

Eso no es vida, eso es sufrimiento.

Las emociones negativas son necesarias


Pues claro que si, porque son información que te llega de tu exterior.

¿Información de qué y para qué?

Pues como es información negativa, tienes que usarla para mejorar.

¿Qué sucede si le plantas clara, te enfrentas a ella y las destruyes?

Que estarás obviando esa información y pasándola por alto, para actuar sin tener en cuenta todo lo que te ha sucedido en tu pasado (que siempre es útil como información).

El miedo es necesario, porque te alerta de una amenaza y te avisa de que quizás no tengas los recursos para enfrentarte a ese problema.

¿Es el miedo el problema y hay que destruirlo?

Para nada, el problema sigue ahí delante tuya. El miedo sólo te está avisando haciéndote sentir mal.

Por tanto debes aprovechar esa información que te provoca ese miedo y usarla en tu favor.

Pues igual sucede con todas y cada una de nuestras emociones negativas.

¿Estás triste? Pues probablemente esa emoción te está avisando de que tienes que cambiar tu vida o incluir en ella ciertas cosas para mejorarla.

Si tratas de anteponerte y enfrentar tu tristeza, ignorarla o pisotearla dejándola a un lado, ¿sabes qué pasará?

Que por mucho que trates de hacer cosas adicionales teniendo una mentalidad triste, siempre verás las cosas bajo esa perspectiva.

Tu programa mental automático siempre se encargará de hacerte ver las cosas bajo el ángulo de esa emoción negativa que predomina en ti.

¿Tienes entonces que enfrentarte a ella? No.... lo que debes hacer es controlarla. Darle su hueco, su espacio, si sitio, aprovechar su información y salir del estado mental que te provoca.

¿Cómo controlo una emoción negativa?


Ya hemos hablado mucho sobre la inutilidad de controlar nuestras emociones negativas mediante acciones que tengan que ver con tu entorno y todo lo que te rodea.

¿Te sientes triste? Casi todo el mundo suele aconsejarte que hagas actividades físicas, salgas a la calle, te relaciones, tengas contacto con otras personas, etc...

¿Eso te ayudará? Momentáneamente si, pero existe un problema.

Que cuando llegues por la noche a tu casa, volverás a ser el mismo de siempre y a ver todo lo que has hecho bajo el ángulo de la tristeza.

Esa emoción negativa es un número en tu carnet de identidad y lo llevas incrustado en tu forma de ser y de ver las cosas.

Por tanto, te sentirás mejor durante un tiempo, pero a largo plazo no provocarás un cambio real, profundo y duradero en tu vida.

¿Por qué no?

Porque lo único que has cambiado son tus actos, tu entorno, pero no tu programa mental automático.

Entonces, ¿cómo hago para controlar esa emoción negativa que predomina en mi?

Diseñando un nuevo programa emocional que sustituya al que ya tienes insertado.

¿Suena difícil?

Puede ser, pero todo tiene su técnica, sus pasos y su forma correcta de ejecutarlos.

Hay mucha información hoy en día acerca de nuestra Inteligencia Emocional y cómo desarrollarla, pero que haya mucho de algo, no quiere decir que sea de calidad ni que sea lo correcto.

Como bien te he dicho antes, puedes buscar algún Curso sobre Inteligencia Emocional que te ayude a controlar tus emociones negativas más poderosas, pero la gran mayoría (y te lo digo por experiencia), suelen hablar siempre de lo mismo.

Siempre los mismos conceptos abstractos y generalizados de que:


  • Tienes que ser fuerte y sobreponerte a esa emoción.
  • Tienes que mantener tu mente ocupada y realizar actividades que te hagan desahogarte.
  • Tienes que aprender a relajarte y a dejar tu mente en blanco para que no te afecten tus pensamientos negativos sobre algo.
  • Bla, bla, bla...

Y siempre lo mismo, siempre los mismos cuentos que todos sabemos pero que nadie te dice exactamente cómo poner en práctica.

Definir un proceso en el que paso a paso controles tus emociones y diseñes un programa emocional que adquiera el hábito de hacerte sentir, pensar y ser como una persona distinta ante ese tipo de situaciones que antes sacaban lo peor de ti, no es tan fácil como parece, pero tampoco es imposible.

Y para que todo esto funcione, la mente tiene que estar sometida a un control en el que irá pasando por determinadas etapas hasta que entienda que la forma de actuar automática a la que estaba acostumbrada y mediante la cuál te hacía sentir esa emoción negativa, no es la forma más correcta de actuar ni el mejor camino a seguir.

Y todo esto funciona haciéndolo paso a paso. Tu cuerpo no es tonto, y tiene las herramientas necesarias para que no lo saques de la zona de confort a la que está acostumbrado.

En el momento que detecte que quieres tomar el control sobre él para controlar todo el proceso que hace que sienta una determinada emoción, intentará que eso no suceda y para ese tipo de obstáculos, tu mente tiene que estar preparada y disponer de recursos para salir adelante y sobreponerse.

Las cosas no suceden por arte de magia, sino que se van consiguiendo poco a poco y con una técnica adecuada.




¿Te gustaría obtener este Curso a un precio super especial?
Pregúntame por su Cupón de Descuento y te lo podrás llevar por la mitad de su precio actual.
Contacta conmigo aquí y pregunta sin miedo.


No se trata de esforzarte en que mediante cambios en tu entorno, tu mente va a cambiar y tu cuerpo se sentirá mejor, sino al contrario......de cambiar tu interior para que así tu entorno cambie y lo percibas bajo otro enfoque distinto que siempre te beneficio.

De que mejores tu capacidad para entender el porqué y el cómo nuestras emociones influyen en nuestro día a día, de que mejores tu conciencia emocional.

No te enfrentes a tus emociones negativas.......aprende a controlarlas.

Controla tus emociones y controlarás tu vida. Cambia tu mente y cambiarás tu realidad.

20 de julio de 2017

¿Eres un adicto al móvil o a las redes sociales? ¿Sabes la importancia de este problema?

¿Ser adicto a las redes sociales y al teléfono móvil es realmente peligroso o estamos exagerando en ver las cosas bajo la perspectiva pesimista y anticuada?


Estamos ante una generación de jóvenes que crecen con una autoestima por debajo de su anterior generación.

Adolescentes que cada vez representan problemas de estrés, ansiedad y depresión a edades más tempranas.



En realidad no son los jóvenes los culpables de sus problemas, sino sus padres por permitir que esos problemas sucedan y educar a sus hijos bajo un ambiente poco correcto.

Lo que quiero hablarte en este post es sobre la adicción a la que estamos exponiendo nuestros hijos, la nueva generación venidera. Una adicción que se llama "redes sociales y teléfono móvil".

¿Que eres de esos que piensan que no es para tanto o que no tiene nada de malo en que tu hijo tenga móvil?

Si te soy sincero, no entiendo cómo hay padres que permiten que sus hijos tengan móviles con acceso libre o un perfil abierto en facebook.

¿Hasta dónde hemos llegado?

Vas por la calle y te encuentras grupos de jóvenes que no se miran unos a otros, sino que miran sus móviles.

Zombies andando con la cabeza agachada guiados por una especie de hechizo que no saben por dónde van ni lo que está pasando en su camino.

Y todo ello porque sus padres así lo permitieron, así los enseñaron al no tener la suficiente coherencia para ver la gravedad del mundo en el que se encuentran sus hijos con tanta tecnología y demás historias.

Quiero explicarte todo esto mejor en un video.

Espero te sea de utilidad y puedas aplicarlo a tu vida.


12 de julio de 2017

Conocimiento del Vital

Hoy quiero traerte este maravilloso post escrito por Lucía Celis, autora del blog "AportAmor", un blog dedicado a alcanzar la libertad emocional y a mejorar tu autoestima de una forma sana. 
En este post Lucía nos habla sobre varios puntos muy interesantes que tienen que ver con nuestras creencias limitantes, el mundo emocional aplicado a nuestro día a día y un concepto distinto acerca de la realidad que nos rodea.
Así que no te lo pierdas y espero aproveches todo lo que nos comenta aquí.


Es la primera vez que me siento a escribir con dolor.
"El Dolor es inevitable, el sufrimiento es Opcional” (Buda)
¿Te has parado a analizar el liberador significado de esa frase? Es la cura del 90% de sufrimiento del mundo, no digo 100% porque no se suele acertar del todo con los totalitarismos tipo; todos, todas, nunca, siempre.  

Cuanto sentimos un dolor físico, si o si, es dolor, ese dolor dependerá de la causa y de nuestro umbral del dolor y mientras ese dolor físico duele; duele. Eso es inevitable mientras sucede, además de un hecho neutral. 

Lo que no es neutral, sino subjetivo, dañino en la mayoría de los casos y la telenovela del autoengaño; es el Sufrimiento.

El sufrimiento es un invento que nos hemos adjudicado que consiste en ponerle más dolor al dolor y ponérselo a algo que ya no debería tener la capacidad de doler.

Ejemplo: te deja quien tú creías que era el amor de tu vida ¿Duele? por supuesto que duele. 

El dolor es inevitable, pero lo que suele venir detrás de ese acontecimiento, son las películas que nos montamos y cuanto menos conocimiento del Vital hayamos adquirido al respecto, mas secuencias, secuelas y sagas tendrá esa película. 

Con esto del Conocimiento Vital llevo exactamente el mismo tiempo que cuando decidí meter un pie dentro del maravilloso mundo del Desarrollo Personal y desde entonces y cada día que se suma de conferencias, cursos, maestrías, lectura y lo más importante el haberlo vivido en mis carnes, de forma empírica, hace que desde dentro me nazcan las ganas de empujar al mayor número posible de personas a que tengan consciencia de ese Conocimiento del Vital: Conocimiento Salva Vidas

Hacernos conscientes de las motos que nos han vendido y que hemos dado por validas, de las mentiras que llevamos tatuadas como si el alma y nuestra mejor versión, pudiera tatuarse con mentiras. 

Lo que quiero, lo que pretendo es que asumas tu poder personal, que dejes de sufrir o al menos la dosis de sufrimiento que recetan cada día en los telediarios, prensa, escuela, medios de DES/información masiva. 

Creencias limitantes que muchos llevamos serigrafiadas a fuego en nuestros circuitos neuronales, emocionales e incluso y aunque parezca imposible, mentales. 

Temas que traemos de antes, de otras personas que nos influyeron cuando ni siquiera teníamos potestad de decisión. 

Replantearnos ciertas interpretaciones que hemos hecho de las cosas, y aprender porqué y para qué cada uno actúa o actuó como actuó, puede quitarnos de encima unas cuantas toneladas de mierda “sufrimiento”.

Nuestro cerebro se fía de nosotros. Asiente a lo “”, bwana” a casi todo lo que pensamos.

Él a diferencia de muchos de nosotros, confía en su amo y si su amo siente una emoción limitante, abusiva, frustrante, triste, depresiva, humillante, etc… no dudará de su veracidad, no dudará del jefe, ni de su dios. No dudará de ti.


 
Lo que puedes llevarte de este artículo es Conocimiento Vital, las ganas de tenerlo y lo más importante aún; no dejar de tenerlo.

Estoy segura de ti, estoy segura de que lo harás, porque si estás leyendo esto, es por la sencilla razón que estas palabras nacieron exclusivamente para ti y tu encuentro con ellas. Sin ti, dejan de tener las cualidades que les sobrepongo.

El día que descubrí lo que era la ansiedad, lo hice mucho antes de navegar en el Coaching. Hoy te traigo en vídeo mucha de esa información que te quitará muchísimo sufrimiento de encima, y te pondrá mucho conocimiento del vital encima, si te dejas, si estás en la predisposición de asumirlo y los más importante en la necesidad. 

En esto del desarrollo personal, de nada nos sirve a los que queremos ayudar hacer filigranas para ayudar, si el que necesita ser ayudado, no toma la decisión de dejarse ayudar.
La mayoría del sufrimiento es un invento de nuestro bagaje emocional y experiencial y haber validado todas esas interpretaciones subjetivas, y nada neutrales, es el error. (La moto)

Si no tenemos la información adecuada o la inteligencia emocional para resolver un asunto o conflicto en un momento de adversidad, actuaremos por inercia negativa, sin conocimiento de causa y con desconocimiento de verdad.



Esta clase, o cualquiera que decidas asumir, puede convertirte en Maestro

Al igual que hice con el vídeo de la ansiedad, voy a hacer con palabras lo mismo para que adquieras el Conocimiento Vital, por ejemplo, con respecto a la real utilidad de las emociones. 

Bonus añadido: Cambia “No Puedo” por “No Quiero”. En el “No quiero” estará la responsabilidad de decidir que no quieres hacer algo ateniéndote a las consecuencias que a veces suelen venir en forma de enfermedades, bueno, no es que sean enfermedades en sí, lo que son, es síntomas de otras enfermedades que no suelen decirte en la consulta del médico. 

En mi caso, tras analíticas específicas y ruta de médicos varios, el diagnostico final fue fibromialgia, pero como habrás oído más veces, una vez que sabes el problema y la raíz del mismo, prácticamente estará resuelto si sabes qué hacer con esa información.

Afortunadamente este síntoma tiene solución y tiene que ver con toma de decisiones, amor propio y emociones. 

Replantéate estas preguntas. Son la receta que yo misma prescribo: ¿Qué cosas son las que te ponen de novi@ con la vida? ¿Qué cosas haces que cuando las haces el tiempo desaparece? 

Hazlas y recupera todas las cosas que te gustan y recrean. Amor Propio, Amor Incondicional… y Amor de los tuyos. Tomar el camino que te regresa a tu esencia, a tu mejor ser, con todo el trabajo de Desarrollo personal, que representa.



Si has llegado hasta aquí te felicito porque significa mucho para ti que lo hagas hecho.

No suelo quedarme con nada para mí, en consecuencia, intento aportar valor. Que te vayas con más amor, conocimiento y aprendizaje del que traías antes de estas palabras. 

Antonio Barragán, por lo que él mismo me cuenta sobre el resultado en positivo de las personas que han decidido implementar la ayuda que él ofrece, está haciendo un beneficioso trabajo para nuestra salud emocional. 

Para mí, es un placer que me haya concedido el privilegio, la confianza y el honor de poder formar parte de algún modo de su imperio personal en esta mansión digital tan suya y tan nuestra. 

Si te fijas, Antonio, incentiva para que aportemos valor en positivo y de forma constructiva y eso hace de este sitio, un lugar al que apetece regresar. Soy una de sus lectoras asiduas y dado que yo, bajo único criterio propio personal, he confrontado mucho con la psicología como carrera de libro, por lo obsoleto de la mayoría de sus análisis y la falta de soluciones que aporta a nuestra vida actual, en el caso de Antonio Barragán es distinto. 


Él se ha tomado el tiempo, el trabajo y la dedicación de seguir formándose como coach y comprobando por sí mismo lo que realmente funciona y lo que no y eso, hace que para mí, su criterio tenga más base que si sólo firmara con sus estudios de la carrera de psicología. 

Yo en mis carnes he vivido que muchos psicólogos homologados, en sus homologadas consultas, no aportan soluciones reales a problemas reales. Aun así; A lo que ¡siempre invito es que sea donde sea y con quien sea, no pares hasta que sientas que has encontrado la solución a tus problemas, porque, aunque a veces parezca que no tienen solución, incluso cuando vas al profesional homologado de turno, y resulta que sales peor que entraste: LA TIENE. 

No pares hasta encontrar esa solución o esa persona que te la aporte. Lo que tiene que quedarte claro, meridiano, cristalino y transparente es que, si se te resiste el hallazgo y aunque se te resista encontrar la solución, el error no está en ti. 

Y ahora después de esta enorme introducción, vamos al tema que pensé desarrollar cuando Antonio me propuso pasarme por aquí.

Las emociones, incluso las más desagradables, son síntomas o pistas que si sabemos interpretar y contextualizar en donde tocan, nos traen información beneficiosa, si sabemos qué hacer con ella.


Si al sentir “emociones” no sabemos usarlas en el contexto que le corresponde a cada una, lo que nos quedará será una sensación de insatisfacción, frustración, desasosiego. 

Todas las emociones son buenas si sabemos contextualizaras, interpretarlas, entenderlas y analizarlas como síntoma escondido de algo aún no sanado. 

Ejemplo; te despiden de un trabajo que te gustaba y en lugar de sentir tristeza para encontrar soluciones para reparar la perdida, usamos otra emoción que no le corresponde a la “perdida”, nos quedaremos en bucle y sin saber resolver la nueva situación. 

Por ejemplo, si en esa situación en lugar de usar la tristeza, usas la rabia, en este contexto, no te permitiría tomar conciencia real de la pérdida para repararla. ¿Me he explicado bien? 

Te daré algunas pinceladas: EL MIEDO: sirve para aportarnos seguridad. ¿Cuándo esta emoción se convierte en limitante? Cuando nos inventamos un peligro que en realidad no existe (si has visto el video que te he dejado ahí arriba, ya sabes de que va la historia) TRISTEZA: sirve para que busquemos soluciones para reparar la perdida. 

 ¿Cuándo esta emoción se convierte en limitante? Cuando en lugar de usarla para desarrollarnos y aprender y crecer hacia nuestra mejor versión, la usamos para victimizarnos, llegando incluso a la depresión del bucle de pensamientos autodestructivos LA RABIA sirve para defendernos contra mentiras, manipulaciones, abusos. 

Gracias a ella, llegaremos en esta situación a la JUSTICIA

 ¿Cuándo esta emoción se convierte en limitante? Cuando usamos una emoción que no corresponde en lugar que la que sí. 

Ejemplo: Tu pareja te está maltratando. Si en lugar de usar la Rabia para detener la situación o decidir una solución justa, te quedas navegando en la tristeza, no sabrás reaccionar, ni te pondrás a salvo de esa situación. 

Voy a hablarte de una emoción de la que pocos hablan en este ámbito. LOS CELOS, sirven para que te des cuenta que no te valoras bien, ni de forma sana. Que tienes un grave problema de autoestima tóxica. Que estás viviendo bajo la tiranía de tu peor versión y que gracias a ellos te puedes dar cuenta que la primera persona de la que te tienes que ocupar, es de ti. 

 ¿Cuándo esta emoción se convierte en limitante? Siempre que no la uses para sanar tu AutoEstima. 

Podría seguir pero creo que ya me he excedido en espacio y tampoco me gustaría abrumar o saturar. 

En resumen, todas las emociones son buenas si sabemos entender su finalidad real, qué regalo vienen a traernos y contextualizaras donde tocan. 

Ha sido un verdadero placer para mí y estas palabras, compartir este trecho de camino contigo. 

Te felicito por ser una de esas personas que han decidido no conformarse con lo establecido. Trabajar por y para la persona más importante de tu vida, .


Este texto que lleva de título “Conocimiento del Vital”, tiene una intención secreta. Si lo ha conseguido nos daremos las palabras y yo, por satisfechas. Quiero que adquieras Conocimiento del Vital, que te pellizquen las ganas de tenerlo y que esas ganas, no se te vayan nunca porque la dicha es buena. La dicha eres tú.

Lucia Celis. Facilitadora de Procesos de Cambio “Hacia tu mejor Versión”. Constructora de Universos AportAmor Autoestímate Bien. AutoEstímate de Forma Sana Todo el Mundo tiene AutoEstima, yo lo que quiero, es que la tengas Sana.

COLABORACIONES

DIME EN QUE PUEDO AYUDARTE


Mente Emocional

Cádiz, (España)

Skype: Antoniobp1978
administracion@elexitoenvida.com