13 de julio de 2016

Porqué tienes un estilo de vida miserable

¿Tienes un estilo de vida miserable o mediocre? ¿Te gustaría cambiarlo? ¿A qué esperas para hacerlo? ¿A qué tienes miedo?


Si te has sentido aludido o identificado con el título de este post, en primer lugar no quiero que te ofendas, pero hay que aceptar que nuestra sociedad está llena de personas que tienen un estilo de vida, no sé cómo definirlo.....unmmmm....digamos mediocre, para que nadie se sienta ofendido.


Pues hoy quiero explicarte porqué nacemos y desarrollamos un estilo de vida mísero y sin abundancia.

Vamos al grano.


Nuestra educación


Todo comienza con la educación que recibimos desde pequeños.

¿Por qué?

Porque la primera información que vamos recibiendo de algo, es la que hace crear nuestras redes neuronales.

¿Y eso para qué sirve?

Cada acción que realizas en la vida, genera una emoción debido a que el cerebro procesa la información que recibe del exterior, y en base a ella, genera una emoción específica.

Eres pequeño y pruebas algo por primera vez y dependiendo de esa acción, tu cerebro generará la correspondiente emoción al respecto.

Es por eso que no todos reaccionamos de la misma forma ante una misma situación.

¿Y cuál es el problema?

Pues que nos han enseñado ciertas cosas que son verdaderas estupideces.

No tenemos que buscar demasiado en la historia para comprobar la infinidad de veces que se ha equivocado el hombre en tratar de alcanzar lo que buscaba.

Entonces....¿qué te hace pensar que lo que estás haciendo ahora mismo con tu vida, es lo correcto y más acertado?

Crees ciertas cosas que se suponen que son las mejores, porque así las has procesado y aprendido desde pequeño y todavía mantienes en tu mente ese tipo de conexiones neuronales que te hacen verlo así.

Por ejemplo, en la escuela de pequeños nos enseñan que hay que estudiar para tener estudios y así poder tener un trabajo fijo y estable que nos garantice nuestro futuro.

Es por eso que hay tantos desempleados con varias carreras universitarias y algunos millonarios que apenas tienen estudios.

Yo por ejemplo todavía me pregunto si algún día me servirá en mi vida tantas y tantas horas de estudios que realicé en su momento sobre los algoritmos neperianos.

Tu mente ahora mismo, asocia trabajo fijo con éxito, y eso es por la conexión neuronal que se te formó en tu mente desde pequeño.

Debido a ello, ahora tienes una especie de software mental que te hace mantener un estilo de vida equivocado parcial o totalmente, aunque no te des cuenta de ello.

Tu educación hace que tengas una mente que quizás no esté en concordancia con el estilo de vida perfecto.

¿Qué podemos sacar en conclusión?

Pues que si no cambias tu forma de pensar y olvidas viejos parámetros a fin de crear nuevas conexiones neuronales, no podrás cambiar tu estilo de vida miserable por uno mejor.


Nuestro entorno


Parece que tenemos la inercia de hacer lo que todos hacen, porque se supone que es lo mejor.

Lo que hace una oveja, hacen todas.

Ya puestos a hacer lo que hacen los demás, ¿por qué no copiamos mejor lo que hacen las personas que verdaderamente tienen un estilo de vida repleto de abundancia, éxito y felicidad?

Sin embargo preferimos seguir a las masas, a la mediocridad y a ser uno más del montón.

Y luego no nos queda más que quejarnos y esperar los milagros ( o la lotería de Navidad ).

Hay un parámetro que siempre he llevado a cabo en mi vida y que en su momento me costó mucho emplear.

Acercarme a las personas que se parecían más a lo que yo quería ser y alejarme de aquellas que chocaban con esa perspectiva.

Tenía un compañero de trabajo que cobraba su sueldo fijo, estaba en su oficina y estaba bien visto en su empresa.

Una vez que tuve la oportunidad de hablar con el director de la empresa en persona, va y me dice que ese señor (mi compañero) era todo un profesional y que tendría que luchar día tras día para tratar de parecerme a él.

Ese mismo día abandoné el trabajo.

Yo no quería ser como él.

Irradiaba todo lo que yo no quería en mi vida. Estaba sumido en la esclavitud, haciendo lo que no quería porque así lo quería su jefe y sacrificando su vida y su tiempo para cumplirle los sueños a su empresa.

Y todo ello por un sueldo al mes.

Hay gente que se conforma con eso, pero yo no.

Porque lo que hagan otros no tiene porqué ser lo correcto ni la única opción viable.

Hay miles de opciones de tener un estilo de vida distinto, libre, abundante, de éxito sin necesidad de seguir el camino de las masas.

Una oficina o un trabajo fijo no es la única vía hacia la libertad económica.

Se pueden tener muchas cosas (y más) trabajando para tí y para tus sueños en vez de hacerlo para los demás.

Por tanto, es necesario que te acerques a quien se parezca a lo que quieres ser en tu futuro y te alejes de quien se aleja de ese enfoque.

Yo tengo muchos amigos que no comparten este punto de vista, pero no me importa.

No estoy aquí para agradar a los demás sacrificando mi propio agrado.

Seguir a las masas, te hará ser como ella. Ni más ni menos, por lo que si ella fracasa, no tienes derecho a quejarte de que fracases tú también.


Reacción en cadena


Este es el punto que más trabajo cuesta darse cuenta.

La gente no lo aprecia y aunque se lo digas, cuesta mucho superarlo.

Es la reacción en cadena.

¿Y eso qué significa?

Te pongo un ejemplo.

Sales de tu trabajo, llegas a tu casa y estás tan cansado que te entran ganas de tirarte en el sofá a echarte una buena siesta.

Tu cuerpo te pide descanso, y es bueno que lo hagas, pero si prolongas demasiado ese "descanso", tu cuerpo se adaptará a él y cuando intentes ponerte de nuevo a la acción, te costará todavía más.

¿Sabes que supone el mismo esfuerzo el tener que levantarse a las 6 de la mañana que hacerlo a las 10?

Sin embargo, mientras más postergues el ponerte en pie, más esfuerzo te costará.

Pues con la vida real pasa más o menos lo mismo.

Mi mujer por ejemplo, quiere ponerse a dieta, y no se da cuenta que mientras más lo deje para mañana, más esfuerzo tendrá que emplear para empezar, porque su cuerpo cada vez se amolda más a su estado actual.

Romper esa reacción en cadena y parar de golpe, es un punto muy importante que cuesta mucho llevar a cabo.

La mayoría de las personas tienen una dinámica y un estilo de vida encadenado que casi actúan en piloto automático y sin darse cuenta pasan sus días, sus meses y sus años haciendo siempre lo mismo y dejando para mañana sus deseos.

La vida te arrastra hacia su forma de ver las cosas y para cambiar, tendrás que romper esa cadena que te une a sus reglas.

Lo que sucede es que esa "cadena", para algunos es demasiado fuerte.


El piloto automático emocional


Mientras más veces hagas una cosa, más rápido reaccionará tu mente en producir las emociones correspondientes.

Pues llega un momento en la vida de las personas que llevan tal ritmo de vida, que su mente llega incluso a obviar esas emociones que se produjeron una vez.

El primer día de trabajo seguro que te levantaste con una ilusión increíble. Tu mente hizo que se despertaran emociones nuevas en tí por experimentar esa experiencia que antes no habías vivido.

Sin embargo, cuando llevas diez años trabajando donde mismo, y te levantas un día como otro cualquiera, tu mente habrá hecho tantas veces lo que hizo el primer día, que ya lo hará tan rápido que ni tan siquiera lo percibas.

Tu cuerpo ya está adaptado a esa emoción de tantas veces que la ha vivido, con lo que apenas se sentirá distinto porque la viva un día más.

Ya no te emocionará, ni despertará nada nuevo en tí, ni te sentirás mejor....simplemente igual.

Vivir una vida en piloto automático consiste en hacer una y otra vez lo mismo, pero ya no porque tú quieras hacerlo, sino porque así te lo indica tu cuerpo, que ya está adaptado a esa rutina y a ese estilo de vida.

Y eso es muy peligroso.

Llegará un momento en el que habrán pasado los años y ni te habrás dado cuenta.

Mirarás hacia atrás y descubrirás lo miserable e insignificante que ha sido tu vida por hacer lo que todos hacen y dejar que tu cuerpo lleve el control sobre tu mente.

Y lo peor de todo es que la gente quiere cambiar, pero sin cambiar.

Probablemente cuando termines de leer esto, seguirás con tu rutina.

Ya sea en tu trabajo, en tu hogar o en donde quiera que te encuentres.

Y te autoengañarás diciendo que no tienes más remedio que hacerlo, que tienes obligaciones que cumplir o que tienes que llevar dinero a casa.

Te vuelvo a repetir, "AUTOENGAÑOS" que te haces a tí mismo porque no quieres ver ninguna realidad que no sea la que estás viviendo ahora mismo.

Esa mala hierba de tu trabajo, te está impidiendo ver el grandísimo bosque que tienes por descubrir.

Lo que sucede es que tienes que querer hacerlo,  y te digo por experiencia que la gente está dispuesta a tener un estilo de vida distinto, pero sin arriesgar el que están viviendo ahora mismo.

Y todo por miedo a perder lo poco o nada que poseen.

Si quieres, cuando tengas 65 años y el mundo te de permiso para vivir tu tiempo, podemos hablar para echar un vistazo a lo que han sido nuestras vidas y lo que hemos hecho con ellas....¿te parece?.

¿Realmente quieres cambiar tu estilo de vida? ¿Si es así porqué sigues manteniendo el que tienes ahora mismo?

Plantéame tus dudas y temores y trataremos de resolverlos juntos.

¿Te parece?

Antonio Barragán

Author & Editor

Cuando te das cuenta que la vida que tienes no es la que realmente te gustaría tener, descubres que has desaprovechado años y años de tu existencia en hacer lo que todos hacen y sin poder hacer lo que tú quieres. ¿Sabes que eso puede cambiar? ¿Sabes que puedes crear la vida que tú desees tener? ¿Sabes que la realidad que quieras vivir, puedes recrearla cuando lo desees?. Ayudarte a que comprendas todo esto, es mi misión en este blog.

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada