25 de octubre de 2016

La vida que nos venden desde pequeño

La supuesta vida "maravillosa" que nos venden desde pequeño, no es la única que hay, pero si que es la que te impide que puedas alcanzar tus sueños, y tus metas verdaderas.

¿Cuántos de los que me estáis leyendo ahora mismo os levantáis prácticamente por obligación?

¿Cuántos vais a trabajar a un trabajo que no os apasiona o que odiáis y usáis la excusa de que "así es la vida" o "eso es lo que hay"?



Imagina por un momento la vida que te han vendido desde pequeño, esa vida en la que tenías que estudiar mucho, terminar tu carrera universitaria para así acceder a un buen trabajo con el que poder ganar bastante dinero, tener casa, coche, familia, hijos y vivir bien.

¿Y qué pasa después de todo esto?

¿Y ahora qué?

¿Te has dado cuenta que has seguido la inercia que te han impuesto desde pequeño para entrar en lo que se supone que es una vida ideal en la que no podrás tener más que un mes de vacaciones al año?

Una vida en la que empiezas a ser esclavo de tus obligaciones, de tu trabajo, de tus cargas, y todo ello para ahorrar para cuando seas mayor poder disfrutar de tu tiempo, cosa que no podrás hacer debido a que tu salud y tu estado físico apenas te lo permitirán.

Una vida que sólo te permite ciertos momentos de libertad, que pueden ser los fines de semana o el mes de verano.

Una vida en la que no puedes hacer lo que quieres porque no te lo permiten.

Una vida que cada vez se parece más a la de un preso encarcelado.


"Muertos vivientes"


Si te das cuenta, esa vida que nos venden desde pequeño y que incrustan en nuestra mente en forma de programa mental, nos convierte en muertos vivientes.

Personas que dicen vivir, pero en realidad se limitan a sobrevivir y seguir adelante como el mejor de los zombies.

Personas que tienen como principal motivación para levantarse por las mañanas, el tener demasiadas cargas, facturas, deudas u obligaciones que pagar.

¿No te sientes así?

Dime, ¿cuál es tu principal motivación, la que hace que te levantes todas las mañanas con una energía increíble por disfrutar de ese día?.

Probablemente ni tan siquiera tengas esa energía, porque cuando suena el despertador casi seguro que lo postpones cinco minutos más para no aceptar que el día ha comenzado y tú no tienes las suficientes ganas de empezar junto a él.

¿No te has mirado nunca al espejo y te has preguntado porqué estás viviendo la vida que tienes ahora mismo?

¿Por qué sigues ese ritmo y porqué permites que el mundo tire de tí y te use como su peón?

Por favor, no te autoengañes diciéndote a tí mismo que te gusta la vida que tienes, sabiendo en el fondo de tu corazón que llevas un estilo de vida miserable en el que no eres capaz de hacer nada por tí mismo sin salirte de las leyes que tu trabajo o tus cargas y obligaciones te imponen.

¿Eres feliz cuando empieza tu día?

Probablemente seas más feliz cuando termina, ¿verdad?.

Existen muchas formas de sentirse un poco mejor cuando se levanta uno por las mañanas, pero casi seguro que apenas tendrás tiempo para poner en práctica este tipo de chorradas, ¿no?. No vaya a ser que llegues tarde a tu trabajo.

Muchas personas viven este tipo de vida (si se puede llamar así), con la esperanza de que ya llegarán tiempos mejores, que todo empezará a ir mejor en algún momento, o que ya le tocará ser feliz a ella.

Y sin embargo, ese día, ese momento, ese milagro, nunca llega.

Y los años siguen pasando sin perdonarte ni un sólo segundo que desaprovechas.

¿De verdad piensas seguir así?

¿Hasta cuándo vas a esperar?


¿Cuál es el futuro que realmente quieres tener?


No hablamos del futuro que te han metido en tu programa mental desde pequeño.

Hablamos del futuro que tú quieres tener.

No importa lo loco que parezca ese futuro, o lo descabelladas que puedan parecer tus ideas y sueños.

Eso no importa.

Piensa por un momento en tí.

¿Qué desearías ser? ¿En qué te gustaría trabajar para que el levantarse cada día fuera una experiencia maravillosa y estuvieras repleto de fuerzas para empezar tu trabajo?

¿Qué quieres hacer con tu vida para convertir esa tristeza en felicidad?

No me digas que quieres trabajar en una oficina, en un supermercado o ser funcionario público toda tu vida.

DESCÁRGALO AHORA Y ENSEÑA A TUS HIJOS A SER PERSONAS
EMOCIONALMENTE INTELIGENTES


¿Realmente quieres eso?

Te vuelvo a repetir, no hablamos de lo que se supone que es mejor para tí, sino de lo que realmente te gustaría hacer y en lo que te gustaría convertirte.

Sin prejuicios, sin suposiciones, sin nada que te haga sentir mal por ello.

Sin embargo, cuando piensas en todo esto, todo se suele quedar en nuestra mente.

Nunca tratamos de hacerlo realidad por miedo.

Miedo al qué dirán, a que tus padres se sientan decepcionados contigo, a fracasar, a hacer el ridículo delante de la sociedad, etc...

Y es por este miedo por el que aparecen las excusas que impiden que nuestros sueños se hagan realidad.

Excusas del tipo:


  • No tengo tiempo.
  • No tengo dinero.
  • Esto no es para mí.
  • No tengo recursos suficientes.
  • etc,,,etc,,,etc,,,

Sólo podrás hacer realidad tus sueños, si cuando llega la hora, sabes estar despierto.



No le pidas al mundo que cambie



El mundo no va a cambiar por mucho que tú se lo pidas.

Son muchas las personas que siguen la inercia de sus vidas programadas, esperando que algún día llegue ese momento que les de el éxito y la felicidad que tanto desearon.

Pero ese momento, en la mayoría de los casos no llega.

Y si lo hace, la persona está tan sumida en sus obligaciones por vivir, que ni tan siquiera se percata de que ha llegado.

Hay una forma infalible en la que el mundo siempre cambiará....y es cambiando tu forma de pensar.

Puede que te parezca un sin sentido, pero se por experiencia lo que supone ir contracorriente en esta sociedad.

Lo que significa ser tachado de "oveja negra" que se salta las leyes y rompe sus programas mentales tan supuestamente perfectos, para decidir por sí mismo cuál será su futuro.

Ese fui yo un día y no existe momento en el que no me agradezca a mí mismo la decisión que una vez tomé de cambiar mi forma de pensar.

Y fue en ese momento, en el que no sólo cambié yo, sino que todo lo que me rodeaba empezó a cambiar junto a mí.

El mundo cambió sin que yo hiciera nada por ello.

Todo parecía alinearse en la misma perspectiva de mis pensamientos, de mis sueños, de mis nuevos deseos.

Mi programa mental ya no me hacía sentirme como en el pasado.

Diseñé un nuevo programa que me hiciera recibir emociones positivas, porque mis pensamientos eran los que realmente yo quería tener y no los que tenía que tener por obligación.

Cada cosa que hacía en mi día a día pasaba por un filtro que le sacaba el fundamento verdadero de porqué tenía que pasar.

Y todo lo que era innecesario, simplemente lo desechaba.

Y es por eso que la vida que me vendieron desde pequeño se desvaneció, dando paso a la vida que yo quería diseñar.

No culpo a nadie por mi pasado, tan sólo me culpo a mí mismo por no darme cuenta antes de que ese pasado no tenía porqué convertirse en mi futuro.

Y por ese motivo cada mañana que me levanto, lo hago con una felicidad que nunca antes había podido experimentar.

Algo que sólo se puede disfrutar cuando eres libre y no una marioneta de tu pasado.

Si tienes un sueño, ve a por él. 

Lucha por hacerlo realidad, porque la vida es limitada y tarde o temprano se te acabará.

Y cuando se vaya acercando ese momento, vas a tener la opción de mirar hacia atrás y sentirte orgulloso y feliz de que has hecho todo lo que has querido en esta vida.

Ese momento le llega a todo el mundo y puede convertirse en el mejor de tus días, o en la más amarga de tus pesadillas.

Antonio Barragán

Author & Editor

Cuando te das cuenta que la vida que tienes no es la que realmente te gustaría tener, descubres que has desaprovechado años y años de tu existencia en hacer lo que todos hacen y sin poder hacer lo que tú quieres. ¿Sabes que eso puede cambiar? ¿Sabes que puedes crear la vida que tú desees tener? ¿Sabes que la realidad que quieras vivir, puedes recrearla cuando lo desees?. Ayudarte a que comprendas todo esto, es mi misión en este blog.

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada