17 de octubre de 2016

El miedo a tener un estilo de vida libre. ¿Vives o sobrevives?

¿Te consideras un esclavo de la sociedad en la que vives y del mundo que te rodea? ¿Cada vez más presionado, con menos recursos, con menos energía? No te engañes. No eres esclavo del mundo, sino de tí mismo.

Tal y como están las cosas hoy en día, la sociedad en la que vivimos empieza a derrumbarse y requiere cada vez más de personas que se sometan a esa esclavitud que impone día tras día.

Desde que te levantas hasta que te acuestas, tu vida se vuelve una auténtica carrera contrareloj para satisfacer a su dueño, el entorno en el que vives.



¿No te has dado cuenta que tu entorno y tu sociedad cada vez te piden más y más?

¿Y que cada vez dispones de menos salud y menos energía para mantener satisfecho al mundo en el que vives?

Un círculo vicioso del que no es tan fácil salir, ¿verdad?.

¿No te has visto nunca como un auténtico esclavo de tus propias acciones sin saber el porqué estás donde estás y porqué estás viviendo la vida que tienes?

¿Sabes cuál es la respuesta?

El miedo.

Miedo a tu libertad.

Temes ser libre, porque para tí esa libertad es desconocida.

Y por defecto, las personas temen lo que no conocen bien. Puedes ver el post "Cómo vencer el miedo a dar el primer paso para hacer lo que en verdad te apasiona" (Autor invitado en el blog Autorrealizarte)

Es por eso que prefieren lo malo conocido que lo bueno por conocer.

"No me arriesgo, vaya a ser que pierda lo tengo".

Tienes razón, si te arriesgas, lo más probable es que pierdas un poco de tu vida, una vida realmente miserable.

¿No es más correcta esa definición?

Porque hay gente que se queja de la vida que tienen y sin embargo no hacen nada para ponerle remedio.



No mueven ni un solo dedo.

Porque están más calentitos en su mierda que tener que esforzarse en buscar otra fuente de calor.

Así están las cosas.


Me gusta la vida que tengo.


Puede ser.

No estoy aquí para juzgar el tipo de vida que tienes, pero es muy probable que seas tú mismo el que esté juzgando tu propia vida sin ver toda la realidad.

Es como el que dice que le gusta su trabajo y que no se puede quejar porque tal y como están las cosas ahora, eso es mejor que nada.

Hay personas que llegan a odiar su profesión, y sin embargo siguen en ella.

Conformismo.

¿Por qué no comparas la vida que tienes con una que verdaderamente te muestre todo lo que apesta la tuya?

Porque eso duele.

Y comparar no es bueno, ¿a que no?.

Pero claro, tenemos que auto justificarnos nosotros mismos con cualquier tipo de engaño que nos haga apreciar aquello que tenemos, aunque sea malo y perjudicial para nosotros.

El 75 % de los lectores de este blog, son personas que tienen un trabajo fijo y ganan un sueldo considerable.

El 93% de esos lectores, dice no estar feliz con la vida que tienen.

¡¡Guau!!...que interesantes esos datos, ¿verdad?.

¿Y por qué no cambian?

Ya vimos en este post los tres puntos importantes que hacen que las personas no puedan cambiar sus vidas.

Pero casi todo se resume en el miedo a estar peor.

Quieren aprovechar lo que les permite sobrevivir, y a su vez mejorar.

Lamento decirte que eso no es posible.

Hay dos formas de estar en la Selva del Amazonas:


  1. Libre y disfrutando de unas buenas vacaciones guiadas y preparadas, en compañía de más personas y con todos los recursos necesarios para cualquier emergencia.
  2. Sin nada que comer, sólo y con la obligación de buscarte la vida para sobrevivir y no acabar medio muerto entre los árboles.

En un caso tienes el lujo de vivir y disfrutar. En el otro, no puedes permitirte ese lujo porque tu supervivencia es más importante que todo lo demás.

Eso es lo que está pasando hoy en día con más de la mitad de la población mundial. 

O vives, o sobrevives, pero ambas a la vez no.


¿Vivir o sobrevivir?


Esa es la cuestión y lo que lo define todo.

Hay quien se limita a sobrevivir y a salir adelante.

Personas que necesitan lo poco que tienen para dar el siguiente paso en sus vidas.

Dependen del sistema en el que viven y de lo que éste le proporciona.

Personas que se dan cuenta demasiado tarde de que su vida ha sido totalmente en piloto automático y ha pasado en un abrir y cerrar de ojos sin que apenas pudieran disfrutarla.

Si su sistema falla, su vida se va a la mierda.

Así de sencillo.

Y luego van y se enorgullecen diciendo que les gusta la vida que tienen. Creen ser felices y en realidad no tienen ni idea de lo que significa la verdadera felicidad.

Y no saben el riesgo tan grandísimo que están corriendo al depender de su entorno para sobrevivir.

Porque eso es lo que únicamente hacen....sobrevivir.

Y cuando todo falla y su vida se derrumba, empiezan las culpas y las excusas:

  • Por culpa de la crisis.
  • La burbuja inmobiliaria, financiera, bancaria, etc...
  • Recorte de personal.
  • Falta de fondos, etc...


Tarde o temprano tendrás que darte cuenta de que el único responsable de todo lo que te ocurre, eres tú mismo.

Descubres que eres un irresponsable cuando dependes en exceso de lo que te proporciona la sociedad y más aún cuando tienes familia, hijos o personas a tu cargo.

Y todo lo malo de esto es que cada paso que das en tu vida, se vuelve más pesado, más costoso y más arriesgado.

Las limitaciones entran en tu vida por todos lados y llega un momento en el que descubres que no puedes respirar sin tener que hacer un informe antes para pedir permiso.

Supervivencia en estado puro.

Nada que ver con vivir una vida plena y libre.

Aunque sigas pensando que estás fenomenal donde estás.

Si no eres libre para vivir, estás corriendo un riesgo.

Y por desgracia, son muy pocas las personas que a día de hoy gozan de libertad para vivir una vida completamente libre.

¿Qué tal si empiezas por liberarte de ese miedo que te impide ser libre?

Te dejo una ayuda con este post que escribí hace un tiempo en el blog Autorrealizarte.

Espero que te sea de ayuda para todo esto que acabo de comentarte.


Consejos


  • Abre tu mente y dale el beneficio de la duda a aquello que has negado por tanto tiempo.
  • Confía en tus capacidades. El ser humano tiene una habilidad increíble de adaptación, sobre todo cuando se esfuerza y se centra al máximo en un objetivo en particular.
  • No dependas de aquello que te proporciona tu entorno para sobrevivir. Usa lo que tienes y aprovecha lo que te dan para seguir adelante sin perder tu verdadero objetivo.
  • Si necesitas algo adicional en tu vida, algo que no te da nadie y que no puedes sacar del mundo que te rodea, simplemente fabrícalo tú.


Antonio Barragán

Author & Editor

Cuando te das cuenta que la vida que tienes no es la que realmente te gustaría tener, descubres que has desaprovechado años y años de tu existencia en hacer lo que todos hacen y sin poder hacer lo que tú quieres. ¿Sabes que eso puede cambiar? ¿Sabes que puedes crear la vida que tú desees tener? ¿Sabes que la realidad que quieras vivir, puedes recrearla cuando lo desees?. Ayudarte a que comprendas todo esto, es mi misión en este blog.

4 Opiniones:

  1. Buen articulo, como siempre es un placer leerte Antonio, gran abrazo y gracias por compartir tus capacidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Alberto.

      Me alegro de que te sean de ayuda este tipo de artículos.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Creo que lamentablemente, una gran mayoría de personas en este mundo vive sin cuestionarse, hay "otros" que le han dado respuesta a lo que le toca vivir y también le han dicho que hacer y como hacer. En mi pais a esto le llamamos vivir con el piloto automático.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lamentablemente, una gran mayoría de personas en este mundo vive sin cuestionarse, hay "otros" que le han dado respuesta a lo que le toca vivir y también le han dicho que hacer y como hacer. En mi pais a esto le llamamos vivir con el piloto automático.

    ResponderEliminar