RELACIONES DE PAREJA

ADICCIONES

MEDITACION

.................................................................................................

Featured Posts

Featured Posts

ULTIMOS ARTICULOS

10 de julio de 2017

¿Qué son los hábitos emocionales y cómo los cambio?

Cuando un "hábito" es la práctica habitual de algo, y una "emoción" es un sentimiento generado como resultado de un pensamiento o una acción, definimos "hábito emocional" la forma habitual de sentirte ante ciertas situaciones, acciones o pensamientos.

Adquieres ciertos hábitos cuando repites un determinado número de veces la misma acción.



¿Y qué sucede entonces? Que tu cuerpo, al acostumbrarse a hacer siempre lo mismo, lo ejecuta con mayor rapidez, soltura y automatización, sin que tengas que estar esforzándote ni estar consciente sobre cómo realizar dicha acción en todo momento.

¿Y qué sucede con nuestras emociones? Pues exactamente lo mismo.

Vives una situación determinada y ésta provoca un efecto en ti. Debido a ese efecto, generas una emoción que hace sentir a tu cuerpo de una forma. En base a esa forma en que se siente tu cuerpo en ese preciso momento, envía pensamientos a tu mente relacionados con esa situación y ésta vuelve a generar emociones en consecuencia.

Un bucle que se repite una y otra vez.

¿Con qué finalidad? Con la intención de que la próxima vez que vivamos esa misma situación, las conexiones sinápticas que se han producido en nuestra mente debido a la primera experiencia, conecten las mismas neuronas y ejecuten la misma emoción.

Esto tiene la finalidad de adaptarnos y hacer que la siguiente vez que vivamos esa situación, todo sea más rápido, más fácil y más sencillo.

Sin embargo, debido a este proceso, llega un momento en el que vivimos cierta experiencia y automáticamente sentimos algo al respecto.

¿Y qué sucede cuando ese "algo" que sentimos, no es lo que nos gustaría sentir?

Pues que debemos salir de el hábito emocional negativo en el que hemos caído.

Un hábito emocional es cuando reaccionas de una misma forma y sientes la misma emoción ante circunstancias parecidas.


Hábitos emocionales negativos


Pues imagínate que te levantas cada mañana y ya de por si sientes tristeza.

Tu mente ha caído en ese bucle del que te acabo de hablar porque por la razón que fuese has acostumbrado a que se generen ese tipo de emoción negativa en ese momento del día.

¿Lo has hecho de forma inconsciente o consciente? Pues depende.

Muchas veces programamos nuestra mente sin darnos cuenta.



Es el problema de no someter al filtro de la conciencia cada cosa que nos sucede en nuestro día a día y dejar a nuestro cerebro a su libre albedrío.

Te pongo el ejemplo de Jaime:

Jaime es un chico que tuvo un pasado difícil a la hora de tener relaciones sentimentales y de pareja.

Fue engañado varias veces por su primera novia y eso le creó un programa emocional debido a las conexiones sinápticas que se realizaron en su entonces, que le llevó a relacionar pareja con miedo.

Por tanto, adquirió el hábito emocional negativo de sentir miedo cuando alguien quería tener una relación seria con él.

¿Por qué?

Porque su mente, al procesar una información similar a la que tuvo en su pasado y a la que se habituó, le respondió generando las mismas emociones que generó en su entonces, es decir, el miedo y la desconfianza.

Este hábito emocional se convirtió en el pilar de quien era Jaime en el ámbito de las relaciones de pareja.

Es decir, tus hábitos emocionales definen quien eres y quien serás, por lo que si no sabes cambiarlos cuando no te interesan, tendrás un verdadero problema.

¿Y cómo cambio mis hábitos emocionales negativos?


Hace poco leí en una web que precisamente era especialista en ayudar a las personas a cambiar de hábitos, que la mejor forma de cambiar nuestros hábitos era primero adoptar unos nuevos para que sustituyan a los que ya tenemos.

Mi forma de pensar es bien distinta y te puedo decir por experiencia que eso no suele funcionar.

Bueno, sí que funcionaría si quieres tener resultados a corto plazo.

Es como el que ve un pedazo de video de motivación y se propone en ese momento que va a cambiar su vida por completo en cuanto termine el video.

¿Sabes qué sucede cuando han pasado varias horas?

Que el poder de su programa emocional automático es tan fuerte que le hace ser y comportarse como el de siempre.

Por tanto, ¿qué conclusión sacamos de esto?

Que lo primero que tienes que hacer para cambiar tus hábitos emocionales, es dejar de ser el que eres siempre.

Una vez dejas de ser tú, podrás convertirte en alguien distinto.

Si intentas convertirte en alguien distinto, sin antes haber dejado de ser tú, fracasarás.

Tienes que enseñar a tu mente a que hay distintas formas de sentirse ante esas situaciones a las que está acostumbrada a reaccionar.

Y para que eso ocurra, tienes que pasar por varios puntos antes:


  • Saber cuál es exactamente ese hábito emocional que tienes, es decir, definir la situación que te hace comportarte de esa forma determinada.
  • Una vez definida la situación que te crea esa forma especial de sentirte, tienes que definir cuál es la emoción en si y vivirla, experimentarla y sentirla.
  • Y por último definir tus acciones, es decir, cuáles son tus actos cuando estás bajo el efecto de esa emoción.

¿Qué consigues cuando dominas estos puntos?

  • Saber qué situaciones te provocan ese hábito emocional.
  • Entender a la perfección de qué se compone ese hábito (pensamientos y acciones).
  • Estar alerta para que cuando ocurra una situación que pueda hacerte incurrir en tu hábito emocional negativo, sepas a la perfección cómo verlo venir y prevenir su efecto antes de que ocurra.
  • Pasar todo por el filtro de la conciencia y la realidad para que te haga ver si lo que estás viviendo y sintiendo es real y racional o no es más que un efecto prolongado de lo que fue tu pasado.

Hay personas que desde que se levantan por las mañanas ya están amargadas sin motivo alguno aparente.

¿Crees que esa persona mejorará si adquiere un hábito nuevo y por ejemplo trata de hacer algo adicional que le haga sentir más feliz cuando se levante?

Probablemente se sentirá mejor durante un breve espacio de tiempo, el tiempo justo para que cuando se vuelva a montar en su coche de camino hacia su trabajo, su cara refleje nuevamente su amargura.

¿Y todo porqué?

Porque esta persona ni tan siquiera sabe porqué se siente así ni porqué ha adquirido ese hábito emocional negativo.

No se conoce, no sabe auto observarse a si mismo, no sabe qué piensa ni qué hace bajo el efecto de esa emoción, sino que simplemente se limita a hacerlo y a llevarlo a cabo.

Un robot que descubre lo que hace cuando ya lo ha hecho.

Cambiar nuestros hábitos emocionales no es tan difícil como parece, siempre que se hagan de la forma correcta y enfocados en una dirección práctica e inteligente.

Pero lo que si puedo decirte es que el arte de sustituir una cosa por otra, aquí no funciona.

En este tema lo que funciona es:

"Primero olvido lo que se y luego aprendo lo que me gustaría saber" "Primero dejo de ser como soy y luego aprendo a ser de una forma distinta"

¿Qué te parece? ¿Te gustaría cambiar tus hábitos emocionales negativos de forma práctica e inteligente?


No hay comentarios:
Deja tus Opiniones